Lugares con historia: Menorca

Actualmente el gobierno local esta haciendo una campaña de conocimiento de su cultura antigua para declararla patrimonio de la Humanidad en la UNESCO

Audio

 

Mercedes Trujillo Ranchal

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 16:19

Afortunados aquellos que estáis de vacaciones y podéis disfrutar de unos días de descanso… En la montaña, la piscina o la playa. Por eso, esta semana en Lugares con Historia hemos querido darnos un chapuzón, refrescarnos un poquito para soportar el calor. Así que cogemos las maletas para irnos al paraíso, Menorca. Y aprovechando que sois muchos los que estáis pasando unos días en la isla, vamos hablar de las maravillas que esconde esta isla, porque tiene algo más que playas de ensueño.

Bikini, chanclas y pareo preparados para zambullirnos porque aunque sea en la distancia hay que estar acorde con la situación. Y como bien hemos dicho, Menorca tiene rincones capaces de atrapar a cualquier turista.

Actualmente el gobierno local está haciendo una campaña de conocimiento de su cultura antigua para declararla patrimonio de la Humanidad en la UNESCO. Por su situación estratégica en el centro del Mediterráneo occidental ha sido desde la Prehistoria hasta ahora lugar de paso de distintas culturas.

La isla se encuentra plagada de monumentos megalíticos que la convierten en un gran museo al aire libre.

A partir del año 123 antes de Cristo Menorca pasa a formar parte del Imperio Romano. Y al igual que ocurrió en el resto del archipiélago tras el declive de Roma, Menorca sufrió varias invasiones de vándalos y bizantinos.

A principios del siglo X se incorporó al mundo islámico, primero vinculada al emirato de Córdoba y después al reino taifa de Denia. Tras casi 400 años de dominio musulmán, que se dice pronto, en 1287 el rey Alfonso III el Liberal conquista Menorca y la incorpora a la corona de Aragón y posteriormente al reino de Mallorca.

Pero Menorca, durante el siglo XVI, vive momentos trágicos cuando los Piratas, concretamente Barbarroja, interrumpen en la Isla, provocando el caos entre sus habitantes.

Tras el paso de los piratas, la isla estuvo a punto de quedar abandonada... pero en la Guerra de Sucesión pasa a manos de los ingleses. Durante cien años la isla será inglesa con cortos periodos francés y español. Y fueron precisamente los ingleses quienes reforzaron las defensas costeras y promovieron importantes obras públicas.

Fue un siglo de esplendor económico más que monumental. Aunque paseando por Menorca aún quedan restos del paso de los ingleses.

Además de toda la historia que tiene a su alrededor, si vamos a Menorca es parada obligatoria visitar su Museo Militar.

Este es uno de los tantos museos que nos podemos encontrar… por ejemplo el Museo de Menorca que se encuentra en el antiguo convento franciscanos de Jesús Maó… tampoco tiene desperdicio. El patrimonio que conserva es una invitación a realizar un recorrido por la historia donde nos encontraremos materiales procedentes de antiguas colecciones y excavaciones.

Vamos, que Menorca es algo más que un lugar de vacaciones con playas de ensueño. Menorca tiene una gran historia detrás que quizás mucha gente desconocía, hasta ahora.

Y como siempre, después del pequeño recorrido por la isla para coger fuerzas, esta vez invito yo, no podemos dejar de degustar su gastronomía tan variada. Mezcla de cocina pastoril, agrícola y marinera. Así podemos probar el oliaigua, que es una sopa, después guiso de perdiz con col y el queso Mahón que no puede faltar.

Menorca es algo más que un lugar de ensueño para veranear.

Etiquetas

Lo más