• DIRECTO

    La Tarde

    Pilar Cisneros y Fernando de Haro

INVESTIGACIÓN PLANTAS

La falta de nutrientes hace que las plantas no den fruto cada año

Científicos españoles han descubierto las causas de una de las paradojas evolutivas de la naturaleza y han revelado que las plantas sometidas a presión evolutiva, como la falta de nutrientes, se convierten en veceras, es decir, que alternan un año con muchos frutos y otro con pocos o ninguno.,La investigación, que publica la revista 'Nature Plants', ha sido liderada por Marcos Fernández-Martínez (PLECO, Universidad de Amberes) y Josep Peñuelas, ambos científicos de la Un

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:24

Científicos españoles han descubierto las causas de una de las paradojas evolutivas de la naturaleza y han revelado que las plantas sometidas a presión evolutiva, como la falta de nutrientes, se convierten en veceras, es decir, que alternan un año con muchos frutos y otro con pocos o ninguno.

La investigación, que publica la revista 'Nature Plants', ha sido liderada por Marcos Fernández-Martínez (PLECO, Universidad de Amberes) y Josep Peñuelas, ambos científicos de la Unidad de Ecología Global del CSIC en el CREAF.

Según los investigadores, la polinización o los depredadores son algunas de las hipótesis que la comunidad científica había formulado en el pasado para explicar por qué algunas plantas se saltan los ciclos reproductivos anuales.

Este fenómeno, conocido como vecería, siempre ha sido una de las grandes incógnitas de la naturaleza sin respuesta, pero este estudio ha concluido que las plantas con escasez de nutrientes han desarrollado la vecería ante la falta de recursos suficientes para una reproducción anual.

"Con estas limitaciones, a estas especies les resulta más provechosa una reproducción masiva en intervalos irregulares. La práctica de la alternancia se considera una paradoja evolutiva, ya que saltarse los ciclos reproductivos anuales es tener menos oportunidades de supervivencia", ha señalado Fernández-Martínez.

Según el investigador, "la vecería supone una desventaja en términos evolutivos, ya que invertir todos los esfuerzos en unos pocos años es una jugada arriesgada y la planta lo hace cuando necesita de años para acumular los recursos y nutrientes necesarios para reproducirse y no le queda otro remedio que hacerlo de forma masiva para asegurar la reproducción".

El trabajo revela que las concentraciones foliares de nitrógeno (N) y fósforo (P) en la planta son patrones que indican la intensidad de la vecería.

El nitrógeno es el nutriente principal para la reproducción y el crecimiento vegetal y el fósforo es esencial para optimizar el uso de agua de la planta.

Para la investigación, los científicos han contrastado las concentraciones foliares de ambos en más de 200 especies distintas de plantas de todos los continentes.

El análisis ha demostrado que la relación de niveles entre ambos elementos tiene un impacto directo en el mecanismo reproductivo de forma que una baja concentración de ambos da lugar a un comportamiento de alternancia más intenso.

Estos niveles son indicadores de un ambiente desfavorable para el crecimiento de la planta, como suelos poco fértiles.

"Una de las hipótesis iniciales es que, en climas más variables, la producción de semilla también es más variable", ha indicado Peñuelas sobre otra de las hipótesis que manejaban.

El científico ha explicado que han comprobado que "en climas donde la variabilidad interanual en la precipitación es más elevada, las plantas tienden a presentar una producción de semilla más variable entre años".

Los investigadores han augurado que las mayores sequías en la región Mediterránea por el cambio climático reducirá la disponibilidad de nitrógeno y aumentará la variabilidad de las precipitaciones, lo que podría alterar los ciclos de producción de semillas y conllevará cambios en la densidad de depredadores de dichas semillas, lo que potencialmente puede modificar toda la red trófica de los ecosistemas.

Lo más