Situado detrás del colegio Villa-Fátima

Burriana prevé reactivar la urbanización del PAI B-2

El Ayuntamiento prevé rescindir la condición de agente urbanizador a la mercantil Urbasur Siglo XXI S.L, adjudicataria de la Unidad de Ejecución B-2 situada detrás del colegio Villa-Fátima de Borriana.

cope.es cope.es

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 14:36

La resolución se prevé que se apruebe esta tarde en el pleno ordinario, que se celebrará a partir de las 7 , y permitirá continuar con la urbanización de este PAI.   El concejal de Urbanismo, Bruno Arnandis, ha afirmado que “la medida permitirá ejecutar la fianza de 78 306,71 euros para finalizar las obras certificadas, a pesar de que será insuficiente para acabar el PAI que con un presupuesto de más de 1.5 millones de euros tiene pendientes obras por valor de 400.000 euros”.   El edil ha explicado que “rescindir la condición de urbanizador a Urbasur Siglo XXI S.L. permitirá abrir el vial de conexión entre la calle Manuel Cubedo y Giner y la ronda Músico Ibañez, consiguiendo una importante conexión entre el río Anna y el camino de Onda y descongestionando el Paseo San Juan Bosco, donde se encuentran tres colegios. El Ayuntamiento podría asumir las obras por la gestión directa o buscar una nueva empresa que completara la urbanización”.   El concejal de Urbanismo recuerda que “esta unidad de ejecución está paralizada desde el año 2010 y el PAI fue aprobado en diciembre del 2006”. “Este PAI B-2 , de suelo residencial, ocupa una superficie de 2 hectáreas detrás del colegio de Villa-Fátima. En 2009 la empresa presentó la 6ª certificación de la obra según la cual el PAI está acabado en un 71,24 por ciento. En 2010 se da un plazo de un mes para empezar las obras. Pasados los 7 meses, en el 2011 se inicia por primera vez el procedimiento para resolver el contrato con la empresa, procedimiento que el Consejo Jurídico Consultivo consideró caducado el diciembre del 2014”. El regidor Bruno Arnandis ha indicado que “la empresa Urbasur es de la urbanizadora Ameg, expropietaria de la Papelera del Mijares, por la cual el Ayuntamiento tuvo que abonar 12 millones de euros. Esta urbanizadora también ha dejado sin acabar las unidades B-2 y D-3.3 además de la B-4 donde ni siquiera empezaron las obras”.   Hay que recordar que la resolución de la unidad D-3.3 ya se hizo efectiva. Esta unidad está casi acabada y el Ayuntamiento está pendiente de la ejecución del aval puesto que según conversacions con la Sociedad de Garantía Recíproca SGR, el Ayuntamiento podría disponer del dinero durante este mismo mes para finalizar las obras.

Lo más