Boletín

UNIÓN EUROPEA

Borrell pide acabar con la idea de unanimidad en la UE para que sea operativa

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ha defendido este lunes acabar con la idea de que tiene que haber "unanimidad" en las políticas fiscales y sobre inmigración de la Unión Europea (UE), para que esta sea "operativa".,Así lo ha dicho en un debate en Barcelona sobre "el futuro de Europa" con el ex primer ministro italiano Enrico Letta, en el que Borrell ha defendido que ante una UE "cada vez más intergubernamental y menos comunitaria" hay que "seguir compar

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 21:46

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ha defendido este lunes acabar con la idea de que tiene que haber "unanimidad" en las políticas fiscales y sobre inmigración de la Unión Europea (UE), para que esta sea "operativa".

Así lo ha dicho en un debate en Barcelona sobre "el futuro de Europa" con el ex primer ministro italiano Enrico Letta, en el que Borrell ha defendido que ante una UE "cada vez más intergubernamental y menos comunitaria" hay que "seguir compartiendo soberanía en los puntos más sensibles: inmigración, fiscalidad y defensa".

"Tendríamos que abandonar la idea de la unanimidad. Mientras mantengamos la idea de unanimidad para temas fiscales y de política exterior Europa será muy poco operativa", ha afirmado el ministro de Exteriores.

El abandono de esta necesidad de unanimidad para la aprobación de ciertas políticas comunitarias es para él de gran importancia, pues sin un sistema fiscal transnacional y una "política migratoria común" la Unión Europea "difícilmente podrá existir en este mundo".

Asimismo, en relación a las políticas de defensa, ha abogado por "tener capacidades estratégicas propias y tener una posición común frente a lo grandes problemas" para no depender de Estados Unidos.

El ministro ha afirmado que nos encontramos en un momento en el que "la política se disgrega porque la sociedad se disgrega".

Una circunstancia de la que, para Borrell, ha emanado una polarización que se refleja "en la aparición de nuevos partidos y la división de la sociedad entre nómadas cosmopolitas y sedentarios".

Según Borrell, mientras los "nómadas cosmopolitas" pueden permitirse tener preocupaciones supranacionales, los sedentarios "tienen miedo al mundo exterior y quieren construir un barrera", pues no les preocupa el proyecto común porque "sus problemas personales son demasiado graves".

Lo más