Línea Editorial

En el Vaticano se habla de Tráfico de Órganos

cope.es cope.es

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 20:19

El tráfico ilegal de personas y la trata de seres humanos con fines de explotación laboral y sexual son negocios altamente rentables que se expanden de manera alarmante. Ambos negocios han visto aumentar su rentabilidad gracias al turismo reproductivo que usa vientres de alquiler y al turismo de los trasplantes que trafica con órganos.La Academia de Ciencias del Vaticano, que lleva organizados varios Congresos sobre Trata y Tráfico de personas, inauguró ayer, con la asistencia de representantes de 20 países, incluida China, una Jornada sobre Tráfico de órganos. Un asunto que más allá de las cuestiones de buena o mala praxis sobre los que resuelven los Comités de Bioética, afecta a los derechos humanos, y por tanto es también un problema político. Como tal, reclama la aprobación de normas internacionales que persigan la captación, secuestro, y en muchos casos el asesinato de seres humanos para extraerles órganos que después serán vendidos en un mercado no tan clandestino como se supone.Las legislaciones nacionales en materia de trasplantes no son homogéneas y su permisividad permite y fomenta un mercado de órganos en el que los niños de los países más pobres del mundo, migrantes y personas en exclusión social o riesgo de exclusión se convierten en materia prima. A la espera de la Declaración Conjunta que se apruebe tras la Jornada, vaya por delante la importancia de que la Santa Sede incluya en la agenda internacional temas que el día a día silencia.

Lo más