LÍNEA EDITORIAL 20-S

¿A quién interesa el conflicto con Irán?

Desde la perspectiva del presidente norteamericano la situación es la inversa: no puede desairar a sus aliados saudíes

Audio

 

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 04:00

La autoría iraní de los ataques del 14 de septiembre contra dos refinerías en Arabia Saudí parece fuera de duda. La incógnita es cuál era el objetivo real, si elevar la presión por la implicación saudí en Yemen, o frustrar un posible un encuentro entre Donald Trump y el presidente Rohani durante la Asamblea General de la ONU. Los sectores próximos al Líder Supremo no ven con buenos ojos ese acercamiento. Saben que la apertura al exterior y la distensión con Occidente representan una amenaza para la supervivencia del régimen mucho más peligrosa.

Desde la perspectiva del presidente norteamericano la situación es la inversa: no puede desairar a sus aliados saudíes, pero lo último que le interesa para su reelección es una nueva escalada bélica, cuando justamente llegó al poder con la promesa de reducir la presencia militar americana en Oriente Medio. Arabia Saudí e Irán libran una cruenta guerra en Yemen, Siria o el Líbano. Washington ha tomado partido. Pero ahora Trump parece empezar a comprender que, después de todo, no estaba tan desenfocada la estrategia de Obama y Europa que llevó al acuerdo nuclear con Teherán. Puestos a asignar roles de buenos y malos, la respuesta no es tan sencilla. Y lo que beneficia tanto a Occidente como a los habitantes de la región es más bien rebajar la tensión.

Lo más