COPE

Línea editorial: "Un canto a la fraternidad humana desde Irak"

Un nuevo renacer, en realidad, del propio Irak, en el que las distintas confesiones y etnias convivan pacíficamente

Audio

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 03:04

De los intensísimos cuatro días de la visita del Papa a Irak quizá este domingo se lleva la palma, al menos en el aspecto emocional. Francisco no ha ocultado que el primer motivo que le llevó a emprender este viaje era acompañar a los cristianos que han sufrido persecución, especialmente desde la llegada del Daesh en 2014, y que aún hoy viven desplazados y sufren todo tipo de penurias y discriminaciones.

En Mosul y la llanura de Nínive se concentraba buena parte del millón y medio de cristianos que vivían en Irak antes de la invasión norteamericana de 2003. Son los herederos de comunidades que se remontan a tiempos de los apóstoles y que mantienen vivo el arameo, la lengua que hablaba Jesús.

Su número apenas llega hoy a 300.000. Sería iluso esperar que familias que han podido rehacer su vida en otros países vayan a regresar. Pero sí es posible, cree el Papa, un nuevo renacer del cristianismo en Irak.

Un nuevo renacer, en realidad, del propio Irak, en el que las distintas confesiones y etnias convivan pacíficamente, sin ciudadanos de primera y de segunda. El día de ayer dejó en ese sentido momentos memorables en el encuentro interreligioso en Ur, patria de Abraham y cuna de civilizaciones.

Francisco acababa de visitar a Alí Al Sistani, líder chií reconocido por millones de iraquíes y por buena parte de los seguidores de esta rama del islam en todo el mundo, extendiendo de algún modo el Documento sobre la Fraternidad Humana que firmó en Abu Dabi hace dos años. Inmejorable forma de dejar en evidencia que las religiones, bien entendidas, no son causa de conflicto y división, sino más bien de concordia.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Poniendo las Calles

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar