14 de noviembre

Un hispano al frente de los obispos de Estados Unidos

Una elección significativa en el contexto de una sociedad fragmentada y tensionada, con un presidente a la deriva, gestor de nuevas formas de populismo

Audio

 

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 01:23

Los obispos de los Estados Unidos han elegido a su primer presidente de la Conferencia Episcopal hispano: el arzobispo de los Ángeles, monseñor José Horacio Gómez. Una elección significativa en el contexto de una sociedad fragmentada y tensionada, con un presidente a la deriva, gestor de nuevas formas de populismo.

De 67 años y nacido en Méjico, miembro del Opus Dei, el perfil completo de José Gómez le convierte en un pastor idóneo para profundizar en el estilo misionero del pontificado, en la renovación y la reforma que propone el Papa Francisco. Esta actitud le permitirá afrontar los retos de una Iglesia dividida, que padece una pérdida de credibilidad social, entre otros factores, por los escádalos de la pederastia en el clero.

El nuevo Presidente era hasta ahora responsable de la Comisión de Asuntos Migratorios de los obispos de Estados Unidos. En su ministerio se ha caracterizado por ser un convencido y acreditado defensor de los derechos humanos, en particular de los inmigrantes y de las minorías. Reiteradas veces ha pedido una nueva política migratoria para su país.

Mons. Gómez es también un gran defensor de la herencia hispana de los Estados Unidos, ya que a su juicio los misioneros españoles fueron protagonistas de la fundación de ese país. No ha dudado en responder a las críticas dirigidas contra San Junípero Sierra, explicando que dedicó su vida a enseñar el Evangelio y se volcó en los nativos americanos aborígenes y en protegerlos de los abusos.

Lo más