Un padre de familia kurdo a COPE.es: "Con sus ataques, Turquía parece buscar que escapen los yihadistas"

Los kurdos han acusado a Turquía de incumplir el alto el fuego acordado por Ankara y Washington

Un padre de familia kurdo a COPE.es: Con sus ataques, Turquía parece buscar que escapen los yihadistas

 EFE

Guillermo Azábal
@guillermoazabal

Redactor de COPE

Agencias

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 02:29

Desde que el pasado miércoles 9 de octubre a las cuatro de la tarde Turquía recibiera la orden de invadir los territorios kurdos del norte de Siria, han corrido, entre otras cosas, ríos de tinta al respecto. Pero aún así, no se han sacado demasiadas conclusiones al respecto. Esta operación fue bautizada paradójicamente como ‘Manantial de Paz’. Durante estos días, Estados Unidos amenazó con “destrozar” la economía turca, potencias europeas como Alemania, Francia o Italia reprocharon la ‘invasión’, y la comunidad kurda reclamó la ayuda de los norteamericanos; principales aliados en la lucha contra el Estado Islámico en el país presidido por Bashar al Assad.

Así llegamos hasta ahora, cuando los kurdos han acusado a Turquía de incumplir el alto el fuego acordado por Ankara y Washington para cesar las hostilidades en el norte de Siria, pero que no ha impedido la muerte de varios civiles en esa zona a lo largo del día.

De hecho, durante estos 10 días se calcula que ha habido unos 350 mil desplazados a causa del ataque turco y más de 70 civiles muertos; entre ellos, al menos 21 niños, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. Asimismo, se cifra en más de 360 las bajas dentro de las milicias kurdas durante este tiempo

"Turquía está violando el acuerdo del cese de hostilidades con sus ataques a la ciudad (de Ras Al Ain) desde anoche", afirmó Mustafa Bali, portavoz de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), alianza liderada por kurdos y que luchan ahora contra los turcos en el norte de Siria.

Por su parte, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, negó que sus tropas sigan atacando a las milicias kurdas en el norte de Siria y rechazó de ese modo la acusación de que Turquía ha violado el alto el fuego pactado el jueves tras las presiones de Estados Unidos.

"No hay combates. Eso es todo desinformación. No presten atención. Reforzaremos los pasos que hemos dado hasta ahora", dijo Erdogan en un encuentro con la prensa turca en Estambul.

El norte de Siria lleva siendo escenario de movimientos por parte de tropa progubernamentales, tras su acuerdo con los kurdos, y que llegaron a entrar en la localidad de Manbij. Además, por otra parte el Observatorio Sirio de Derechos Humanos confirmó que las fuerzas rusas se desplegaron cerca de Kobani en una maniobra estratégica para tratar de bloquear a las tropas turcas.

No obstante, estos días han dejado escenas dantescas en lugares como Qamishli, al noreste de Siria. Allí vive el profesor y director de la Orquesta Rojava para niños, Muhammad Ismael, con el que ha podido hablar COPE.es. Ismael relataba los momentos de pánico que ha experimentado durante estos dúias: “Ya el 9 de octubre, mientras nosotros estábamos en una clase de violín, escuchamos que los turcos iban a atacar el noreste de Siria. Poco después, empezaron a sonar grandes explosiones que aterrorizaron a mis alumnos, y sus familias llegaron al centro para llevarlos a casa. A partir de ahí, la tensión se desató en las calles y la artillería pesada empezó a hacerse efectiva, hasta que la gente tuvo que dejar sus casas rumbo hacia la zona sur de la ciudad. Sin embargo, aún así este avance dejó heridos y mutilados kurdos en la zona”.

Uno de los peligros que más preocupan a Estados Unidos y la Unión Europea es que los ataques estarían favoreciendo la huida de excombatientes de Estado Islámico apresados por los kurdos. “Con estas acciones, Turquía parece querer que los terroristas escapen y controlen el área una vez más. Los kurdos del noreste de Siria han sufrido mucho y han dado  muchos mártires para acabar con la presencia de Estado Islámico”.

Lo más