Boletín

El director del Centro por la Paz de Lahore: “Las denuncias por blasfemia han aumentado en Pakistán”

El sacerdote James Channan confía en que no habrá protestas por la absolución de Asia Bibi.

Audio

Las hijas y el marido de Asia Bibi cuando ella estaba en prisión. EFE

Manuel Ángel Gómez
@manuiza64

Jefe de Internacional de COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:55

La legislación contra la blasfemia en Pakistán -por la que la cristiana Asia Bibi fue condenada a muerte y luego absuelta- está siendo utilizada como herramienta en venganzas personales. El sacerdote James Channan, director del Centro por la Paz en Lahore, ha asegurado a COPE que “los casos han ido aumentando” porque estas leyes están siendo empleadas como arma en rencillas personales, como -por ejemplo- disputas por la propiedad de terrenos o en los lugares de trabajo. Explica que hasta 2014 se registraron 1.375 denuncias por blasfemia en Pakistán, entre ellas más de 600 contra musulmanes y cerca de 200 contra cristianos.

El Tribunal Supremo anuló en octubre la condena a muerte de Asia Bibi, que pasó ocho años en prisión tras ser acusada de insultar al profeta Mahoma, y el martes quedó confirmada esa decisión. Los jueces pidieron que se demostrara que había algún error en el veredicto final, pero el abogado que defendía que se diera marcha atrás en la absolución no fue capaz de mencionar ninguno, y el Supremo desestimó la apelación.

A pesar de que desde algún grupo fundamentalista islámico se advirtió de que “ardería Pakistán” si Asia Bibi quedaba definitivamente libre de cargos, no ha tenido lugar ninguna protesta en respuesta al fallo judicial. James Channan cree que el gobierno podría haber tomado medidas contra los extremistas -y de control de los medios de comunicación- para desactivar esas protestas antes de su celebración. Y confía en que no habrá ya manifestaciones ni disturbios, como ocurrió en octubre cuando se dio a conocer la revocación de la condena.

Asia Bibi salió de prisión en noviembre, fue trasladada a Islamabad, y desde entonces ha estado oculta en un lugar seguro, con protección de la policía, por las amenazas de muerte que ha recibido. Según el padre Channan, hay rumores de que habría viajado -o estaría a punto de hacerlo- a Canadá, donde ya se encuentran dos de sus hijas. Mohammad Faisal, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, ha asegurado que -por lo que él sabe- Asia Bibi todavía está en Pakistán. Ha añadido que es una persona libre, y puede quedarse en su país o irse.

La población pakistaní es -en su mayoría- musulmana; los cristianos representan menos del 2 por ciento de sus habitantes.

Etiquetas

Lo más