Más directos

"Mamá, voy a cortar. No quiero que oigas mis gritos": la despedida de una hija antes de morir en un incendio

Gloria Trevisan se despidió de su madre minutos antes de fallecer en el incendio de la Torre Grenfell (Londres): "No quiero que oigas mis gritos"

Gloria y Marco en una imagen de Instagram

Gloria y Marco en una imagen de Instagram

  • item no encontrado

Redactora de cope.es

Madrid

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 12:52

"Mamá, voy a cortar. El fuego ya está aquí. No quiero que oigas mis gritos". La llamada duró 22 minutos. En ese tiempo Gloria Trevisan informaba a su madre de que no iba a salir con vida del incendio en el que estaba atrapada.

Nos situamos en Londres, en la Torre Grenfell. Es 14 de junio de 2017.

Un fuego, que parece se desató por el fallo de un frigorífico en una de las plantas, se extendió con rapidez por los 24 pisos del edificio, formado en su mayoría por apartamentos de protección. En el último piso de ese rascacielos estaba Gloria, de 26 años, con su novio Marco Gottardi, de 27.

"Adiós mamá. Voy a cortar, el fuego ya está aquí"

Emanuela Disaro recibió varias llamadas de su hija, la última, la de 22 minutos, se produjo a las 3:45h: "Me duele por vosotros mamá, pero voy a cortar. No quiero que escuches mis gritos cuando esté muriendo".

El diario británico The Telegraph ha tenido acceso a la declaración que hizo Emanuela durante la investigación del incendio.

"Gloria me llamó cuando las llamas avanzaban. Me dijo: Ahora me tiro por la ventana, te juro que el fuego ya está aquí, en el comedor. No puede ser el fin, no puedo terminar así".

Su madre intentó quitarle la idea de la cabeza: "No, no lo hagas, pásame con Marco, pero él estaba hablando por otro móvil con su padre. Le dije que me sentía impotente. Ella continuó diciendo que no podía respirar... dijo que solo quería desmayarse y no sentir nada más. Y me rogó que estuviéramos fuertes después del final".

Disaro también recordó cómo en un momento pudo decirle a su hija que se guardara los documentos en el bolsillo para que los servicios de emergencia pudieran identificarla.

Los padres de Gloria siguen sin entender lo que pasó: "A este día no entiendo cómo Gloria y Marco no pudieron salir del edificio en la hora y media que tuvieron desde que se despertaron", dice la madre. Loris Trevisan, el padre, cree que "había tiempo suficiente para salir" y asegura: "Mi vida se detuvo allí. Ya no vivo"

"Adiós mamá, corto. Ahora quiero estar junto a Marco".

La investigación

Se analiza el diseño, la construcción y la remodelación del edificio, momento en el que se añadió un revestimiento externo que al parecer tenía polietileno, altamente inflamable.

Los vecinos de la torre se quejaron de la falta de respuestas inmediatas por parte de las autoridades locales para ayudar a los más de 400 residentes del edificio.

Lo más