DAESH, eliminado del mapa, pero su ideología sigue viva

Audio

 

Ángel Correas

Presentador de 'La Mañana Fin de Semana' y 'Mediodía COPE Fin de Semana'

Samuel del Río
  • item no encontrado

Redactor de informativos

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15:43

Es difícil determinar su nacimiento como grupo yihadista pero adoptó el nombre de 'Estado Islámico' en junio de 2014 como una escisión descontrolada de Al Qaeda en Irak. De hecho los objetivos eran los mismos: la creación de un gran califato islámico. De ahí su nombre. El entonces presidente de los Estados Unidos Barack Obama anunciaba así su compromiso para liderar la lucha contra este esqueje de Al Qaeda, esta casa de terror, este autoproclamado califato terrorista.

Daesh logró una rápida expansión a través de Irak y sobre todo de Siria, reclutando adeptos de la rama sunni del islam por todo el mundo. Ese precisamente ha sido uno de sus puntos fuertes, la difusión global de su propaganda: vídeos con una cuidada escenografía para mostrar ejecuciones brutales que le valieron incluso la crítica de grupos como Al Qaeda. Para el recuerdo quedan las imágenes de los rehenes enfundados en monos naranjas custodiados por milicianos. Así se despedía el periodista americano Steven Sotloff secuestrado por los terroristas.

La propaganda ha funcionado a escala mundial y prueba de ello es el ingente número de yihadistas que reclutaron en 5 años procedentes de todo el mundo, incluidas mujeres destinadas a casarse con los combatientes. DAESH logró establecer una red de reclutadores por toda Europa. Este éxito les llevó a dar un salto más letal y comenzar ataques fuera de las zonas de conflicto en escenarios como París o Londres.

En su época de mayor expansión, DAESH conseguía financiación a través del comercio ilegal de petroleo, negocio con obras de arte antiguo, rescates o incluso el narcotráfico. En las zonas que controlaban, se encargaban además de recaudar impuestos abusivos en la población. Estas comunidades vivían bajo el terror absoluto. O sumisión o muerte. Había pocas opciones más. Las comunidades minoritarias como las yazidies, las cristianos o las chiiés eran señaladas para el exterminio y se multiplicaban las fosas comunes y ejecuciones en público. Este miedo provocó que en Irak las fuerzas locales fueran incapaces de frenar su expansión y en Siria se aprovecharon de la guerra abierta entre diferentes facciones para hacerse un hueco. Llegaron a ocupar más del 60% de Siria y de Iraq: 88000 kilómetros cuadrados de territorio.

Ante esta situación, la comunidad internacional decidió intervenir para evitar un foco de yihadismo incontrolado. La derrota del Daesh solo ha sido posible cortando sus vías de financiación, organizando y formando a las milicias y ejércitos locales y sobre todo con los sistemáticos bombardeos aéreos durante casi 5 años. Operaciones en las que han participado desde Estados Unidos hasta Rusia pasando por Irán, Reino Unido, Francia o España que actualmente sigue adiestrando tropas en Irak.

Y con esta canción, 'Latidos', escrita por y para las víctimas del terror en Siria, cantada por estos niños sobre el terreno, desde Siria y para el mundo entero, desde aquí queremos guardar unos segundos en su recuerdo.

Lo más