El Congreso comienza su ronda de citaciones para acabar con Trump

El Congreso cita al Secretario de Estado Mike Pompeo al no facilitar documentos sobre Ucrania y la sombra del 'Impeachment' se alarga sobre Donald Trump

El Congreso comienza su ronda de citaciones para acabar con Trump

YURI GRIPAS / POOL

Samuel del Río
  • item no encontrado

Redactor de informativos

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 11:38

Esta semana ha sido intensa en dos puntos de Washington, la capital de los Estados Unidos: el Congreso y la Casa Blanca. Han salido a la luz varias informaciones que pueden traer consecuencias históricas para el Presidente Donald Trump. Pueden incluso inhabilitarle y derrocar su ejecutivo. Lo habrás visto y escuchado en telediarios y programas de radio del mundo entero: un funcionario estadounidense ha publicado una queja formal en la que explica que Trump pidió al presidente de Ucrania que espiase al demócrata Joe Biden.

Según el filtrador, Trump abusó de su poder. Utilizó su poder de forma desmedida e ilegal al presionar al presidente ucraniano Volodymyr Zelensky para que investigara al rival de Trump en las elecciones de 2020: el demócrata Joe Biden que ya fue vicepresidente de Barrack Obama. Hemos conocido también que la Casa Blanca intentó 'enterrar' las famosas transcripciones con la información recogida por los que presuntamente espiaron a Biden. Sabemos también según The New York Times que el Presidente montó en cólera cuando esto salió a la luz, llegando incluso a decir públicamente que echa de menos la pena capital: la sentencia de muerte para los miembros de su Gobierno que colaboraron con el filtrador. El sonido ha llegado hasta Los Ángeles Times.

Es impactante. Dice Trump “Quién es la persona que le dio esa información al filtrador? Porque se parece mucho a un espía. Sabéis lo que hacíamos antiguamente cuando éramos listos no? Los espías y la alta traición... lo llevábamos de otra manera” es una clara referencia a los espías acusados y encarcelados de por vida o incluso ejecutados en la silla eléctrica o con la inyección letal.

El filtrador explica la maniobra de la Casa Blanca para que no saliera a la luz y después de todo esto comparece ante el Comité de Inteligencia del Congreso el director de Seguridad Nacional Joseph McGuire diciendo que el filtrador y el Inspector General actuaban de buena fe. Oficiales de la Casa Blanca estaban tan presuntamente alarmados después de escuchar la llamada que presuntamente depositaron el registro de la llamada en un sistema electrónico que almacena información sensible y con acceso restringido sobre seguridad nacional.La denuncia del filtrador también explica que Trump pidió al vicepresidente Mike Pence que cancelara un viaje para asistir a la inauguración de Zelensky.

En ese momento estamos ahora. Y no solo hay sospecha, rumor, runrún o incluso motivos para cesar a Trump a través del Impeachment, sino que la propia portavoz del Congreso Nancy Pelosi ha anunciado la apertura de una investigación formal para el impeachment. Vamos a analizar y explicar este mecanismo constitucional mediante el cual el Senado puede destituir al Presidente. La casa de representantes, o Congreso, tiene el poder de investigar al Presidente y buscar pruebas para después formalmente acusarle con artículos de impeachment. Es decir, primero se recaban pruebas (en eso está ahora mismo el Comité del Congreso que se encarga de la investigación) y luego si se puede y se quiere, acusarle formalmente. Y la Cámara vota si esos cargos van hacia adelante.

La Constitución de los Estados Unidos incluye 4 delitos de los que se pueden acusar al Presidente y que son los suficientemente graves como para retirarle, inhabilitarle, apartarle de sus funciones ejecutivas y como Jefe de Estado. Es un mecanismo único que convierte momentáneamente un proceso político en un proceso pseudo-judicial y a los legisladores en pseudo-jueces, jurados o juristas. Los 4 delitos son alta traición, soborno y otros altos crímenes y delitos menores. Así se lee en la Constitución, estos dos últimos cargos son bastante amplios, por lo que la subjetividad y los hechos concretos probados y su interpretación pueden activar o interrumpir este proceso de impeachment. Si hay pruebas de uno de estos 4 delitos, el Congreso vota esos artículos de impeachmente que se le imputan al presidente y por mayoría simple, mas síes que noes, el proceso entra en su segunda etapa. La fase final que es el Senado. Para condenar al Presidente y apartarle de su cargo se necesitan dos tercios del Senado, o lo que es lo mismo 67 senadores. Esto es algo que nunca ha llegado a ocurrir, por unas razones u otras. ¿Qué casos ha habido de intentos de impeachment?

El primero Ángel fue en 1868. Se acusó al Presidente Andrew Johnson y se le imputaron 11 artículos. ¿El motivo? Despedir a su entonces Secretario de Guerra Edwin Stanson. Uno de esos artículos de impeachment es tremendamente curioso, dice que se le acusa de “hablar a voces con intemperanza y lanzando arengas inflamatorias y escandalosas”. El segundo fue Richard Nixon en 1974. Dos periodistas del Washington Post Woodward y Bernstein aceleraron la caída del presidente por sus contactos y liderazgo de la operación Watergate, el espionaje auspiciado por la Casa Blanca de la sede del partido demócrata en el hotel Watergate. Él lo negaba en todo momento.

Nixon dimitió antes de que las acusaciones llegaran a votarse en el Congreso.

El tercero fue Bill Clinton, este caso nos pilla mucho más cerca. Era 1998 y se le imputaron 2 artículos: obstrucción de la justicia y perjurio o mentir bajo juramento. Se le acusó de mentir al decir bajo juramento que no mantuvo relaciones sexuales con Monica Lewinsky.

Después alteró su declaración reconociendo que sí.

También dimitió y este escándalo llegó a salpicar a su mujer Hillary Clinton, candidata a presidenta en 2016 a quien Trump venció.

Lo más