• DIRECTO

    La Tarde

    Con Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Boletín

La carta de Alan García antes de suicidarse: “Dejo mi cadáver como muestra de desprecio a mis enemigos”

El expresidente de Perú aseguró en un mensaje antes de dispararse en la cabeza que su inminente detención era una “injusticia”

La carta de Alan García antes de suicidarse: “Dejo mi cadáver como muestra de desprecio a mis enemigos”

 El expresidente peruano, Alan García, fallecido esta semana de un disparo en la cabeza / EFE

COPE.es

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 20 abr 2019

El expresidente peruano Alan García, fallecido esta semana de un disparo en la cabeza, dejó una carta de despedida antes de suicidarse en la que aseguraba que buscaba prevenir la “injusticia” de ser arrestado por un caso de corrupción y en la que afirma haber cumplido con su cometido como presidente del país.

"He visto a otros desfilar esposados, guardando su miserable existencia, pero Alan García no tiene porqué sufrir esas injusticias y circos, por eso le dejo a mis hijos la dignidad de mis decisiones, a mis compañeros una señal de orgullo y mi cadáver como una muestra de mi desprecio hacia mis adversarios, porque ya cumplí la misión que me impuse", señaló la misiva leída por su hija Luciana García Nores.

En su carta, que se conoció poco antes de que el féretro con los restos de García sea conducido al cementerio privado de Lima donde serán cremados, el exgobernante también afirmó que cumplió con la misión de llevar dos veces al poder al histórico Partido Aprista Peruano (PAP), fundado por Víctor Raúl Haya de la Torre.

Tras el responso que cerró el velatorio, que se realizó desde el atardecer del miércoles en la "Casa del Pueblo", el local central del PAP, Luciana García afirmó que su padre "no dejó dicho cómo quería" que lo despidieran, pero consideró que sería en ese lugar "con todos sus compañeros". Agregó que él fue "con todos y cada uno de sus hijos el hombre más cariñoso, engreidor, dulce y alegre" y que, al leer su carta de despedida, lo hacía con la "esperanza de que sus sinceras palabras ayuden a sanar nuestros corazones".

En su carta, García, quien gobernó Perú en los períodos 1985-1990 y 2006-2011, señaló que creía que "conducir al aprismo al gobierno en dos ocasiones" fue "la misión" de su existencia y que por ese motivo sus adversarios "optaron por la estrategia" de denunciarlo durante más de 30 años, pero "jamás encontraron nada".

"En este tiempo de rumores y odios repetidos que las mayorías creen verdad he visto cómo se utilizan los procedimientos para humillar o vejar y no para encontrar verdades", enfatizó. "Por muchos años me situé por sobre los insultos, me defendí y el homenaje de mis enemigos fue argumentar que Alan García era suficientemente inteligente como para que ellos no pudieran probar sus calumnias", agregó. Aseguró, en ese sentido, que "no hubo ni habrá cuentas, ni sobornos, ni riqueza, la historia tiene más valor que cualquier riqueza material".

"Nunca podría haber precio suficiente para quebrar mi orgullo de aprista y de peruano, por eso repetí otros se venden, yo no", señaló. García también escribió que cumplió su deber "en la política y en las obras hechas en favor del pueblo, alcanzadas las metas que otros países o gobiernos no han logrado". "No tengo porqué aceptar vejámenes", remarcó antes de pedir "que Dios, al que voy con dignidad, proteja a los de buen corazón y a los más humildes".

Miles de personas, entre ellos políticos y autoridades, velaron los restos de García, que tenía 69 años, en el local del partido en el que su familia prefirió tener una ceremonia sin honras oficiales y se escucharon lemas contra el Gobierno de Martín Vizcarra y la prensa de investigación.

Después de la lectura de la carta, el hijo menor de García, Federico Danton, de 14 años, firmó sobre el féretro de su padre el documento que lo inscribió como militante del Partido Aprista. Tras eso, el ataúd con el cuerpo del exmandatario inició un paseo fúnebre por calles del centro histórico de Lima, acompañado por una multitud, antes de ser conducido al cementerio donde será cremado en la intimidad familiar.

Alan García, nacido en Lima el 23 de mayo de 1949, murió el miércoles después de dispararse un tiro en la cabeza cuando un fiscal y la policía llegaron a su casa a detenerlo a raíz de las investigaciones por presuntos sobornos de la empresa brasileña Odebrecht.

Lo más