Sin micrófonos | Dudas y presiones posponen la votación policial de la equiparación salarial

Un movimiento de última hora ha retrasado la votación de las bases de los sindicatos policiales y las asociaciones profesionales de la Guarida Civil

Un movimiento de última hora ha retrasado la votación de las bases de los sindicatos policiales y las asociaciones profesionales de la Guarida Civil  EFE

Jefe de Interior de COPE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 02:43

Hoy no se votará. Todo estaba preparado para que este viernes viernes se iniciara el proceso de votación telemática de la propuesta de equiparación salarial planteada por Interior en su última reunión del pasado martes. Un movimiento de última hora retrasa al próximo lunes 5 esa votación de las bases de los sindicatos policiales y las asociaciones profesionales de la Guarida Civil para pedir nuevas aclaraciones al departamento que dirige Juan Ignacio Zoido. Hoy mismo se producirá una nueva reunión entre los representantes de los agentes y los departamentos de recursos humanos de Policía Nacional y Guardia Civil para despejar dudas de última hora.

El retraso y las aclaraciones se plantean después de que sindicatos y asociaciones dieran publicamente la cara por la propuesta salarial de Interior. Policías y guardias civiles arrancaron al secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, una rectificación sobre su propuesta anterior: Al incremento de 807 millones de euros de cara a la equiparación con los sueldos de los Mossos de Esquadra se suman ahora otros 300 millones a costa del incremento salarial del 7% que afectará a todos los funcionarios del Estado. Esa discrepancia provocó el abandono de la mesa negociadora en la reunión del 20 de febrero.

Guerra sindical en la Policía

Y es que los sindicatos policiales no solo tienen que hacer frente a las posiciones del patrón, el Ministerio del Interior, sino a la guerra a muerte que se ha desatado dentro del Cuerpo, a cuenta de la equiparación, por arrogarse la hegemonía sindical en la corporación. Jusapol, un movimiento surgido para reivindicar la justicia salarial en la policia y sin representación sindical en este momento, ha decidido plantar cara con total virulencia a la propuesta económica gobierno y a la conformidad mostrada por los sindicatos. Acusan a estos de “haberse vendido”, llaman a rechazar la propuesta salarial y amenazan al ejecutivo con “abrir nuevos escenarios” de confrontación. Para hoy mismo han convocado una manifestación frente a la sede central de los sindicatos del cuerpo en la plaza Carabanchel de Madrid. Por primera vez, policías se manifestarán contra policías. Lógicamente, mantenerlos a raya también dependerá de la Policía.

El movimiento de Jusapol, que presume de contar con el apoyo de las bases, y que “ha quedado fuera de la foto” según nos dicen desde los sindicatos policiales, pretendería convertir la votación en un plebiscito sobre la supervivencia misma de la actual estructura sindical. Ante este panorama los sindicatos han decidido posponer la consulta y volver a sentarse con Interior. Dicen en Jusapol que desde que comenzó este conflicto 30.000 afiliados se han dado de baja de las filas sindicales. Aclaran los sindicatos que sólo lo han hecho unos 5000. Interior observa el espectáculo y una fuente en Castellana 5 comenta: “Si los policías votaran a favor de esta propuesta salarial por considerarla minimamente justa, el propio nombre de Jusapol perdería su razon de ser". La lucha por el sueldo, en fin, parece esconder un combate a tres bandas. O más.

Lo más