Marchena, su nombre lo dice todo

Día a día, Marchena ha ido entrando en la vida de los españoles y se ha convertido en un referente para muchos

Marchena, su nombre lo dice todo

 ANGEL DIAZ

Patricia Rosety
@patriciarosety

Jefa de Tribunales

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 00:41

Muchas gracias a todos, con tono cálido, decía Manuel Marchena antes del visto para sentencia. Con serenidad y sensatez afrontaba este juicio, el juicio más importante de la democracia española. Y serenidad y sensatez ha ejercido durante estos cuatro intensos meses. Podemos añadir elegancia, firmeza, paciencia, mucha paciencia, y también humor e ironía. Día a día, Marchena ha ido entrando en la vida de los españoles y se ha convertido en un referente para muchos. También en un referente de la Justicia y para la Justicia. En este momento, decir Marchena es decir Justicia.

Al inicio del juicio el foco estaba puesto en los acusados y en algunos testigos. Y Marchena, como presidente del tribunal, ponía orden en la sala cuando algunos presuntos protagonistas pretendían utilizar el Supremo como el Parlamento o un plató de televisión y dar el mitin. Incluso se empeñaban en hablar en catalán o no querer contestar a VOX, como el diputado de ERC, Joan Tardá. Empezó, entonces, aquello de…”mire usted”, “vamos a ver”, “no empezamos bien”…todos con atención porque Marchena iba a decir algo importante. Nos iba a dar un titular. Frases que los periodistas íbamos anotando. Y una de las que más ha gustado, sin duda, es la que le dijo a Jordi Pina, el abogado defensor de Jordi Sánchez, Josep Rull y Jordi Turull: “usted a mí no me puede interrumpir, yo a usted sí”. Frases que le han dado vida al juicio y que los periodistas hemos plasmado en chapas, a modo de recuerdo.

Las intervenciones de Marchena fueron creciendo con el paso de los testigos por la sala de vistas, al igual que los enfrentamientos con los abogados, muchos de ellos buscados por los propios letrados, en especial Jordi Pina y Andreu Van den Eyde, defensor de Junqueras y Romeva. Pero Marchena no ha tenido ningún problema en cortar a defensas, acusaciones y testigos. Le ha servido de crítica por un lado, pero por otro, más numeroso, para ganarse a muchos españoles, que han descubierto a Marchena.

El presidente del tribunal ha querido ser garantista y ha admitido muchos testigos y pruebas a las defensas, que pretenden acudir a Estrasburgo, al TEDH. No quiere que le puedan reprochar nada. Un juicio televisado y visto desde cualquier parte del mundo.

Estuvo a punto de no presidir el juicio porque estaba encaminado a presidir el Poder Judicial, pero renunció, no quería que su nombre se utilizara políticamente. Ahora, nadie se imaginaría el juicio sin Manuel Marchena. Y por la imagen que ha dado muchas voces de la Justicia consideran que nadie como él podría presidir el Poder Judicial. Cuatro meses después no hace falta decir quién es Marchena. Su nombre lo dice todo.

Lo más