• DIRECTO

    La Tarde

    Pilar Cisneros y Fernando de Haro

36 años de una de las mayores catástrofes aéreas en España

Tal día como hoy, un 7 de diciembre de 1983, tuvo lugar uno de los mayores accidentes aéreos ocurridos en nuestro país

36 años de una de las mayores catástrofes aéreas en España

 

COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 02:37

Tal día como hoy, un 7 de diciembre de 1983, tuvo lugar uno de los mayores accidentes aéreos ocurridos en España93 personas fallecieron aquel día en el aeropuerto madrileño de Barajas y 42 resultaron gravemente heridas tras la colisión entre un Boeing 727 de Iberia con destino Roma (Italia) y un McDonnell Douglas DC-9 de la compañía Aviaco con destino Santander (España).

El avión Boeing 727 de Iberia se dirigía aquella trágica mañana de diciembre al aeropuerto italiano de Fiumicino (Roma). Eran casi las 10 de la mañana, el aeropuerto se encontraba cubierto por una densa niebla que había obligado a desplazar varios vuelos que tenían como destino la capital española. El avión de la compañía Iberia rodaba por la pista 01 y se disponía a realizar un despegue que nunca se produjo al colisonar a 270 kilómetros por hora durante la maniobra de despegue contra la zona de depósitos del McDonnell Douglas DC-9 de la compañía Aviaco, avión que en aquel momento se encontraba perdido por la pista debido a la densidad de la niebla aquella mañana de septiembre.

La colisión practicamente desintegró el avión DC-9 de la compañía Aviaco y sus 42 ocupantes fallecieron en el acto. En el avión de Iberia, de los 93 personas que se encontraban a bordo del Boeing 727, 84 pasajeros y 9 tripulantes, 51 perdieron la vida, de las cuales 50 se trataban de pasajeros y uno pertenecía a la tripulación de la compañía. 

La investigación posterior determinó que la causa del accidente fue que la tripulación del DC-9, que había sido autorizada a rodar al punto de espera de la pista 01 por la pista de rodadura externa, se confundió de camino en la espesa niebla y entró en la pista mientras el Boeing 727 de Iberia ya estaba en plena carrera de despegue; la falta de un radar de tierra en el aeropuerto impidió que desde la torre de control se pudieran dar cuenta de esto y haber evitado así el accidente.

Lo más