COPE

DEBATE CATALUÑA JXCAT

Turull afianza su posición en JxCat tras el debate interno sobre Sànchez

Roger Mateos

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 10:26

Roger Mateos

El exconseller Jordi Turull, uno de los nueve presos del 1-O indultados el mes pasado, está afianzando su posición dentro de JxCat, después de que las tensiones generadas por el pacto de Govern destaparan un incipiente debate interno sobre el liderazgo del secretario general del partido, Jordi Sànchez.

El 10 de julio, dos semanas después de haber salido de prisión con el indulto concedido por el Gobierno, Turull inició una marcha a pie de punta a punta de Cataluña, que ha bautizado como "Travesía por la Libertad", con salida en Portbou (Girona) y llegada prevista para el 24 de julio en Arnes (Tarragona).

Voces de JxCat consultadas por Efe ven en esta marcha un paso adelante para afianzar su posición en el partido, del que es uno de los vicepresidentes, junto a Elsa Artadi, Josep Rius y Anna Erra.

Según diversas fuentes consultadas, Turull ha salido de la cárcel "con muchas ganas de seguir haciendo política" e implicarse a fondo en el partido, en contraste con el también exconseller Joaquim Forn, con quien compartió encarcelamiento y que tiene previsto mantenerse en un segundo plano, o Josep Rull, que ahora piensa volcarse sobre todo con su familia, tras haber dejado atrás su etapa en prisión.

Pese a que sigue inhabilitado para ejercer un cargo público por la condena del Tribunal Supremo, fuentes de JxCat destacan que Turull podrá intensificar ahora sus contactos con el territorio, visitar alcaldes y agrupaciones del partido e, incluso, intentar atraer a antiguos compañeros de militancia que, a diferencia de él, decidieron permanecer en el PDeCAT en otoño de 2020.

Su experiencia política -presidió el grupo parlamentario de Junts pel Sí, antes de convertirse en conseller de la Presidencia- y su recuperada actividad lo sitúan, según fuentes de diferentes familias de JxCat, como uno de los nombres que, "cuando llegue el momento", pueden adquirir más peso dentro de la dirección del partido.

Gracias a su trayectoria desde sus tiempos en el PDeCAT, Turull dispone de apoyos en el área metropolitana de Barcelona -más allá de su comarca, el Vallès Oriental- y en el conjunto del territorio, además de contar con la simpatía del sector vinculado a Rull y otras figuras procedentes de la antigua CDC, así como de independientes.

La proyección de Turull -que aspiró a liderar el PDeCAT en 2016, aunque en ese momento el sector que lo apoyaba fue derrotado en el congreso fundacional del partido- es vista con buenos ojos por sectores del partido que en los últimos meses han cuestionado la continuidad de Jordi Sànchez como secretario general de JxCat.

Sànchez, expresidente de la ANC y uno de los más firmes partidarios de desvincular JxCat del PDeCAT para librarse de las mochilas que arrastraba la antigua Convergència, tomó en solitario las riendas de la negociación con ERC para rubricar el acuerdo que permitió investir a Pere Aragonès como presidente de la Generalitat.

Esa negociación -reducida en el tramo decisivo a dos reuniones a solas entre Sànchez y Aragonès a mediados de mayo- dejó heridas en JxCat, donde hubo críticas internas al estilo negociador del secretario general.

Dirigentes del partido se desmarcaron, por ejemplo, del compromiso asumido por Sànchez de ceder gratis los votos de JxCat necesarios para investir a Aragonès si ERC prefiriese gobernar en solitario.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

La decisión de otros dos pesos pesados de JxCat, Elsa Artadi y Josep Rius, de renunciar a formar parte del Govern presidido por Aragonès descolocó a buena parte del partido, que lo interpretó como un gesto de distanciamiento con Sànchez, cuyos críticos lo acusan de falta de empatía a la hora de abordar problemas internos.

En junio, militantes de JxCat pusieron en marcha anónimamente una recogida de firmas para pedir que Sànchez fuese apartado como secretario general, a raíz de unas declaraciones suyas en las que reconocía que el referéndum unilateral del 1-O fue concebido para forzar al Estado a negociar y no para proclamar la república.

La recogida de firmas no prosperó y, de hecho, el expresident Carles Puigdemont cerró filas con Sànchez y rechazó "manifiestos anónimos".

Pese a estos movimientos soterrados para apartarlo, Sànchez negó que hubiese una crisis interna en torno a su figura y deploró las polémicas de "mala fe" que buscan "erosionar" al partido: "No me ha pasado por la cabeza dejar el cargo", zanjó el 14 de junio.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

La Mañana Fin de Semana

Con Ángel Correas

Reproducir
Directo La Mañana Fin de Semana

La Mañana Fin de Semana

Con Ángel Correas

Escuchar