ATENTADO CORNELLÀ (Previsión)

Torra muestra su apoyo a los Mossos y los sindicatos le exigen más protección

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha mostrado hoy su apoyo a los Mossos d'Esquadra al visitar la comisaría de Cornellà (Barcelona) donde una agente abatió a un hombre que pretendía atacarla, mientras los sindicatos policiales han insistido en reclamar al Govern más protección en sus edificios.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 19:04

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha mostrado hoy su apoyo a los Mossos d'Esquadra al visitar la comisaría de Cornellà (Barcelona) donde una agente abatió a un hombre que pretendía atacarla, mientras los sindicatos policiales han insistido en reclamar al Govern más protección en sus edificios.

Dos días después de la agresión en la comisaría, que se investiga como ataque terrorista aunque todo apunta a que fue motivado por una crisis personal del asaltante, Torra ha recorrido hoy las dependencias en que ocurrió el suceso, junto al conseller de Interior, Miquel Buch, el director de la policía, Andreu Joan Martínez, y el comisario jefe, Miquel Esquius, entre otros.

Con su visita, el Govern ha escenificado su espaldarazo a la reacción de la mossa d'esquadra que el pasado lunes tiroteó mortalmente a Abdelouahab T., cuando el hombre se abalanzó sobre ella con el fin de atacarla, tras irrumpir en la recepción de la comisaría de Cornellà armado con un cuchillo e invocando a Alá.

Al finalizar la visita, Buch ha explicado a los periodistas que la reunión tenía especialmente una "vertiente personal" para mostrar su apoyo al equipo de los Mossos en Cornellà, interesarse por su estado de ánimo y agradecerles y felicitarles por la "rápida resolución y neutralización de un posible ataque que podría haber sido mucho peor".

"No es fácil pasar por un momento como este", ha reconocido el conseller, que ha insistido en el convencimiento del gobierno catalán de que los Mossos actuaron como debían e hicieron un "trabajo bien hecho", ya que no había "otra resolución" posible, puesto que el ataque podía comportar "un riesgo mucho mayor".

Por la muerte del asaltante, la mossa está siendo investigada por la titular del Juzgado de instrucción número 2 de Cornellà, donde ayer declaró que disparó para protegerse a sí misma y a sus compañeros, convencida de que el abatido iba a matarla.

Según su versión, el hombre se abalanzó señalándola con su cuchillo, mientras ella retrocedía y le daba el alto esgrimiendo su arma reglamentaria, con la que llegó a dispararle cuatro tiros, espaciados entre sí, para dar oportunidad al asaltante de cejar en su ataque.

Tras tomar declaración ayer también, en este caso como testigos, a dos sargentos que se encontraban en la comisaría, la juez está a la espera de los resultados definitivos de la autopsia practicada al cadáver y de los informes de balística que encargó para aclarar las circunstancias del tiroteo y decidir si archiva el caso o, por el contrario, sigue adelante con la causa contra la mossa, han informado fuentes jurídicas.

La actuación de la agente es cuestionada por la familia del fallecido, cuyo letrado, David Martínez, ha asegurado a Efe que entre mañana y el viernes tiene previsto personarse en la causa abierta por el juez de Cornellà y plantear acciones legales contra la policía.

Entiende que la mossa no actuó con la diligencia debida al repeler con fuego el ataque de una persona que únicamente iba armada con un cuchillo.

Por el contrario, el sindicato USPAC, cuyos servicios jurídicos defienden a la agente imputada, ha pedido hoy que se la condecore, al considerarla una "heroína", que reaccionó al atentado con una actuación "de libro, muy meritoria", con la que logró "salvar vidas".

USPAC, como el resto de sindicatos de los Mossos d'Esquadra, ha denunciado en los últimos días la falta de efectivos en el cuerpo, que cifran en unos 2.000 agentes, y han advertido de que, con el actual nivel de alerta terrorista, de cuatro sobre cinco, se deben adoptar medidas de protección, como instalar arcos de seguridad en los accesos a las comisarías.

Otras reivindicaciones de los sindicatos para mejorar la seguridad en las dependencias policiales es que todos los mossos puedan disponer de pistolas eléctricas y que no sólo no se eliminen las mamparas de protección en las recepciones de las comisarías, sino que se hagan más resistentes.

Por su parte, el Gobierno trabaja para atajar el contagio que el atentado de Cornellà pudiera tener en otras personas y para ello ha dictado una instrucción especial para que las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado redoblen las estrategias de autoprotección.

Así lo ha afirmado la secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella, quien ha precisado que la instrucción insta a los agentes a no bajar la guardia y a que estén "perfectamente equipados y en su posición de protección" porque, según ha destacado, su autoprotección "también colabora en la seguridad de todos".

Lo más