Sánchez descarta el 'decretazo' para sortear el veto del Senado a su senda de déficit

El PSOE registra una proposición de ley que reforma la Ley de Estabilidad Presupuestaria, pero la Mesa del Congreso podría dilatar su tramitación

Sánchez descarta el decretazo para sortear el veto del Senado a su senda de déficit

 

  • item no encontrado

Redactor Política Informativos COPE

AGENCIAS

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 25 ago 2018

 El grupo parlamentario socialista ha registrado este viernes una proposición de ley que reforma la Ley de Estabilidad Presupuestaria para dar al Congreso la capacidad de levantar el veto del Senado si esta cámara rechaza los objetivos de déficit y deuda pública del Gobierno. Fuentes del grupo socialista han confirmado a EFE que se vuelve a la redacción de la Ley General de Estabilidad Presupuestaria de 2001, de forma que si la senda de déficit y deuda no es aprobada por el Senado volverá al Congreso, donde quedará ratificada por mayoría simple.

De esta forma se eliminará la prerrogativa que la ley da actualmente al Senado, donde la actual mayoría absoluta del PP impide al Gobierno aprobar su senda de déficit para el próximo trienio (1,8 % del PIB en 2019, 1,1 % en 2020 y 0,4 % en 2021). "Si aprobado el objetivo de estabilidad por el Congreso de los Diputados el mismo fuese rechazado por el Senado, el objetivo se someterá a nueva votación del Congreso, aprobándose si éste lo ratifica por mayoría simple", reza la ley de 2001.

La reforma responde al acuerdo alcanzado en la noche del miércoles por el Gobierno y Podemos para desbloquear la aprobación en el Congreso de la senda de estabilidad del Ejecutivo socialista como paso previo a la negociación de los Presupuestos de 2019. De esta manera, el Ejecutivo descarta el 'decretazo' por las dudas legales que plantea y que pueda ser considerada inconstitucional por el TC. 

Pero la vía por la que opta el PSOE tampoco es fácil, ya que su proposición de ley tropezará con la mesa del Congreso, con mayoría de PP y Cs. La Mesa tiene potestad para alargarlo en el tiempo presentando enmiendas y trabas que podrían retrasar lo suficiente la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, que además necesitaría la mayoría absoluta en la votación.

PRESUPUESTOS CON RETRASO

De hecho, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha reconocido que los plazos para presentar los Presupuestos Generales del Estado de 2019 son "muy ajustados", dado que primero hay que tramitar la reforma de la Ley de Estabilidad y aprobar la senda de déficit para el próximo trienio. Para el Gobierno, lo más importante es que las Administraciones Públicas puedan contar con el margen de cinco décimas de PIB renegociado con Bruselas para 2019 y ha restado importancia a que los Presupuestos del próximo año se presenten fuera de plazo. "Iremos con los plazos muy ajustados, llegaremos muy ajustadamente o no", ha dicho Calvo, que ha señalado que lo importante es disponer de mayor margen presupuestario para "mejorar el Estado de bienestar, recuperar derechos, mejorar servicios y restablecer igualdades que se han roto". "Ese objetivo que le permite a este Gobierno recuperar derechos es tan importante para la realidad de este país que desde luego merecen la pena los trámites previos, incluido que no lleguemos a algún plazo puntual concreto", ha añadido.

Además, ha recordado que el anterior Gobierno del PP "hubo años que incumplió directamente la Constitución" al presentar las cuentas fuera de plazo. La Constitución establece que el Gobierno debe presentar al Congreso los Presupuestos Generales del Estado al menos tres meses antes de que expiren de los del año anterior (antes de que acabe septiembre)

Lo más