La participación media de las consultas de Podemos apenas alcanzan el 20% del censo

Pese al escaso entusiasmo, la formación morada insiste en practicar esta fórmula para tomar decisiones de calado 

La participación media de las consultas de Podemos apenas alcanzan el 20% del censo

 

José Melero Campos
@ImparablesCope

Redactor y presentador del programa "Imparables Cope".

José Melero Campos

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 00:32

España se juega su futuro después de que hayan transcurrido casi tres meses desde que los ciudadanos fuéramos a las urnas el pasado 28 de abril. En este periodo de negociaciones se han acentuado las malas relaciones entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, lo que está impidiendo la formación de un Gobierno, bien de coalición como pretende el líder de Podemos, o de cooperación, que es la opción por la que optan los socialistas. Un bloqueo que por cierto empieza a afectar a la gobernabilidad de otros territorios, como en La Rioja.

Una vez más, los dirigentes de la formación morada han optado por dejar en manos de sus bases la posición que debe adoptar Podemos al respecto. Los militantes han hablado, y el 70% respalda la formación de un Gobierno de coalición con el PSOE y, por supuesto, sin vetos a Pablo Iglesias.  

Según los datos facilitados por Podemos, el número de participantes ha sido de 138.488 personas. Como ya sucediera en consultas anteriores, el índice de participación ha sido bajo, inferior al 50%, pese a la importancia de lo que se vota. Y es que cabe recordar que tienen derecho a participar en estos procesos todos los inscritos o afiliados en el partido, que oscila el medio millón.

Con estas cifras bajo el brazo, se puede afirmar que esta consulta no ha superado en participación a la que se alcanzó sobre la compra del chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero a finales de mayo de 2018, cuando votó casi el 40 por ciento del censo, unas 188 mil personas. Pablo Iglesias lo vendió como un récord absoluto de participación. A ello se unió la alegría por mantener la vivienda en su lujoso chalet.

Aunque en la regulación interna no se habla de mínimos para la validez de estas consultas, Iglesias expresó en la votación sobre su vivienda que una baja participación le obligaría a dimitir. Se interpreta por tanto que para Iglesias un 38% es una tasa elevada.

Pese al poco entusiasmo que despiertan estos procesos, es un método muy recurrente en Podemos, que en su estatuto recoge que la Asamblea Ciudadana Estatal será consultada para la toma de todas las decisiones de especial relevancia. Además, las decisiones alcanzadas a través de ella serán vinculantes y solo la propia Asamblea puede revocarlas.

En cualquier caso, esta última consulta ha contado con una participación algo mayor que en otras anteriores, cuando ejercieron su derecho a voto entre el 10 y 20% del censo. Con diferencia, una de las consultas que menos interés generaron entre los simpatizantes de la formación fue en la que la dirección preguntó sobre la elección de Pablo Iglesias como candidato a la presidencia del Gobierno. Una consulta que se celebró a finales de 2018, y en la que participó un 12% del censo.

Pese a este paupérrimo dato, no se tocó fondo, ya que en las primarias para los comicios europeos y en la Comunidad de Madrid las cifras superaron por los pelos los dos dígitos: un 9,7% y un 11,8% respectivamente. Algo más de movilización (mínima) generó la moción de censura a Rajoy para facilitar la llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa. En aquella ocasión la participación rondó el 18%.

Muy lejos queda ya una de las primeras consultas que realizaron los dirigentes morados. Tuvo lugar a comienzos de 2016, cuando Iglesias y su equipo preguntaban a sus simpatizantes sí debían apoyar el pacto de investidura al que llegaron el candidato del PSOE, Pedro Sánchez y el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, tras las elecciones del 20 de diciembre de 2015. Las bases que votaron rechazaron este acuerdo. La participación no superó el 37%.

Así las cosas, si establecemos la media entre todas las consultas planteadas, el resultado habla por sí solo: los índices de participación apenas superan el 21% del censo, y con una tendencia a la baja en las últimas planteadas, si bien es cierto que en esta ocasión ha habido un notable repunte. Por tanto, cabe hacerse la pregunta… ¿representa la voluntad de la mayoría los que participan en estos procesos?

En directo

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Reproducir

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Escuchar