Los retos a los que se enfrenta Pablo Casado

Recuperar feudos como Madrid, Valencia o Zaragoza y ganar las elecciones autonómicas, municipales y europeas de 2019 será el primer gran reto del ganador del Congreso

Congreso Nacional PP

GRAF3960. MADRID, 20/07/2018.- Los candidatos a presidir el Partido Popular, Soraya Sáenz de Santamaría (d) y Pablo Casado (i), y a la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor (c), al inicio de la celebración del Congreso Nacional del Partido Popular, que arranca esta tarde con las intervención de Luis de Grandes, hoy en Madrid. EFE/J.P. Gandul J.P. Gandul

  • item no encontrado

Redactor de cope.es

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 19:24

El nuevo presidente del Partido Popular, Pablo Casado se encuentra una formación dividida por el duro proceso de primarias en el que se han lanzado acusaciones graves entre candidatos, además de difundirse una serie de vídeos cuyo origen aún no se ha esclarecido y que atacaban a algunos de los miembros más veteranos y destacados del PP.

El primer desafío de Casado, que ha reiterado en numerosas ocasiones su apuesta por la unidad y la integración, será coser esas heridas para ayudar a que cicatricen, y renovar una directiva en la que muchos de sus miembros llevan décadas en la vida política. 

Después, comenzará, una vez más, un agitado año electoral. Lo primero serán las elecciones al Parlamento de Andalucía, que se celebrarán como muy tarde en marzo del año que viene. Si nada cambia, será Juanma Moreno el que intente mejorar sus propios resultados de hace cuatro años, cuando quedó lejos de Susana Díaz y de los resultados que había cosechado Javier Arenas en 2012.

También habrá que seleccionar a los candidatos para las elecciones municipales, europeas y autonómicas que se celebrarán en apenas 10 meses, el 26 de mayo de 2019. El Partido Popular tiene como objetivo volver a ser la formación más votada en esos comicios (lleva ganando todas las elecciones celebradas a nivel nacional desde las europeas de 2009) y, sobre todo, recuperar algunas de las plazas históricas que los populares perdieron hace 4 años, cuando perdieron las alcaldías de ciudades como Madrid, Valencia, Sevilla o Valladolid.

Precisamente en Madrid, uno de los feudos históricos del PP, tendrá el nuevo presidente una gran prueba de fuego. El Partido Popular en la región quedó descabezado tras la salida de Cristina Cifuentes, por lo que habrá que designar un nuevo líder del PP en la región (que será también candidato a las elecciones autonómicas en la Comunidad de Madrid), y un candidato a la alcaldía que le dispute el bastón de mando a Manuela Carmena.

En Valencia, el PP buscará también arrebatarle la alcaldía a Compromís, y para ello tendrá que designar un candidato fuerte, que acompañe a Isabel Bonig, presidenta del PP en la región y la previsible candidata a recuperar otro de los feudos históricos del PP, ahora en manos de los socialistas de Ximo Puig. El PP buscará recuperar también otras comunidades como Cantabria, Castilla-La Mancha, Aragón, Baleares o Extremadura, que perdió hace tres años.

El PP deberá elegir también al cabeza de lista para las elecciones europeas de 2019, en las que se podría elegir el primer Parlamento Europeo sin británicos, si finalmente cristaliza la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Además de todo esto, el PP deberá recuperar el liderazgo de la oposición ante Pedro Sánchez, ante unas elecciones generales que se celebrarán como muy tarde en dos años, y en la que algunas encuestas le sitúan incluso en la tercera posición, por detrás del Partido Socialista y Ciudadanos.

Precisamente, recuperar la hegemonía del centro-derecha ante el auge del partido de Albert Rivera será la principal meta ideológica de un PP que es consciente que se juega su futuro si en los próximos dos años pierde aún más poder institucional. Pablo Casado celebra hoy una pequeña victoria, pero las verdaderas batallas están aún por luchar.

Lo más