Los compromisarios tienen las llaves para aupar a Santamaría o a Casado

La historia todavía no está escrita. A falta de una candidatura de unidad, la voz de la militancia puede ser alterada

Santamaría y Casado

 

  • item no encontrado

Redactor de cope.es

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 19:26

La batalla por la presidencia del Partido Popular continúa. Este jueves los afiliados dieron como vencedores en la primera vuelta de las primarias a la exvicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y al vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, con 21.513 y 19.967 votos respectivamente de un total de 58.305. Una de las favoritas, la secretaria general de la formación, María Dolores de Cospedal, se ha caído del proceso al obtener 15.090 votos tras diez años llevando las riendas de Génova 13.

La historia, sin embargo, todavía no está escrita. A falta de una lista de unidad que aúne a ambos candidatos -como le ha sugerido Santamaría a Casado ofreciéndole la secretaría general-, serán los compromisarios los que elijan al sucesor de Mariano Rajoy en el congreso extraordinario del 20 y 21 de julio.

¿Y SI LOS COMPROMISARIOS NO SIGUEN LA VOZ DE LA MILITANCIA?

Nada es seguro y todo puede cambiar en la medida en que los compromisarios que concurrían con los precandidatos a las urnas alteren la voz de la militancia, pues en esta segunda vuelta son ellos los que tienen la última palabra.

El sistema de primarias del PP se caracteriza porque a cada territorio le corresponde un número de compromisarios – que son los que representan a los afiliados de cada circunscripción territorial, eligiendo a la postre al presidente de entre los dos candidatos más votados-, y cuyo número viene determinado en un 75% por el número de militantes y en un 25% por los resultados electorales.

Con arreglo a este criterio, las delegaciones más numerosas en número de compromisarios son la de Andalucía, con 543; la de la Comunidad Valenciana, con 385; la de Castilla y León, con 350; y la de Galicia, con 326. Las más pequeñas son la de Navarra, con 22; la de Melilla, con 24; la de Ceuta, con 34; y la de La Rioja, con 42.

Precisamente, fue el voto andaluz el que propició el vuelco a favor de la exvicepresidenta. Cuando el recuento apuntaba a una victoria de Pablo Casado, Andalucía -la comunidad que concentra la militancia más numerosa y que elige al mayor número de compromisarios – le dio a Santamaría la ventaja que necesitaba.

COSPEDAL, LA LLAVE DEL PODER

Sin embargo, si Cospedal decide unir sus fuerzas a las de Casado y posicionar a los compromisarios que la respaldan a su favor -nada desdeñable dada su aparente enemistad con Santamaría-, puede producirse un cambio que aúpe al vicesecretario de Comunicación a la presidencia del PP.

No en vano, la todavía secretaria general controla, además, los 522 compromisarios natos que tienen derecho a voto junto con los 2.162 que fueron elegidos este jueves. “Yo en cualquier caso haré, como he dicho siempre, lo que considere mejor para el partido”, declaró Cospedal.

Por lo tanto, si finalmente Casado no acepta integrarse en una candidatura de unidad con Santamaría -en la que ella sería la presidenta del PP y candidata a la Moncloa y él, el secretario general-, serán los compromisarios los que decidan. Por el momento, Casado rechaza ser "la liebre de nadie". "Vamos hasta el final", ha reiterado.

Lo más