La traición de un taxista que decidió pasarse al bando de los VTC

Raúl, a sus 55 años, ha optado por elegir trabajar con los vehículos con licencia VTC

Audio

 

@susmoneo

Redactora Economía Informativos COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 21:14

Hablamos con Raúl, no es su verdadero nombre. Quiere guardar el anonimato dadas las actuales circunstancias. Tiene 55 años y hace 10, al quedarse en paro, trabajaba como comercial en una gran empresa,  vio en el taxi su salida. Con la indemnización y unos ahorros compró una licencia, por 170.000 euros, y un Mercedes. Pero nunca llegó a acostumbrarse. 6 años después se fue con una VTC “me fui por el mal ambiente". Llegaba a casa y le contaba a su mujer que había taxistas que casi se pegaban por coger un pasajero.

Denuncia que a veces le increpaban por llevar un Mercedes: “se llegaron a bajar del taxi para insultarme porque había cogido a un cliente que les había dejado pasar a ellos”. Ahora dice que trabaja más tranquilo, a pesar de las últimas agresiones y  no ha disminuido su nivel de ingresos. Llegó a facturar 60.000€ al año. 4.000€ al mes y mantiene ese mismo sueldo, trabajando también muchas horas.

Tiene amigos taxistas y reconoce que son una minoría “pero esos mil que ve usted en las imágenes a las puertas de Ifema o cortando carreteras, usando la violencia, mañana cogen el taxi, y son los que les llevan a ustedes”.

No entiende sus reivindicaciones y niega una a una sus acusaciones porque “lo que quieren es no tener competencia”. Mantiene que hay sitio para todos y que el mercado está regulado “yo no puedo coger a nadie en la calle con la mano alzada”, y asegura que pagan más impuestos que los taxis: “cogemos las licencias y contrastamos que paga uno y qué paga otro".

"En una VTC pagas por facturación directa... yo pago 7 veces más que cuando tenía el taxi. Un taxista factura sobre kilómetros" y -se pregunta- ¿Quién controla esos kilómetros?. Cree que el problema real es que ven su licencia como su plan de jubilación por la gran inversión que hicieron, y temen que pierdan valor.

Lo más