SÁNCHEZ GOBIERNO

Gobierno pretende evidenciar que marca los tiempos, no los independentistas

La decisión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de presentar en enero el proyecto de ley de presupuestos para 2019 pretende evidenciar ante la ciudadanía que es el Ejecutivo, y no los independentistas, el que marca los tiempos y lleva la iniciativa.,Esa es la intención con la que Sánchez anunció ayer la presentación del proyecto de ley presupuestario, según han explicado hoy fuentes del Palacio de la Moncloa que aseguran que el deseo es lograr los apoyos suficientes

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 14:43

La decisión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de presentar en enero el proyecto de ley de presupuestos para 2019 pretende evidenciar ante la ciudadanía que es el Ejecutivo, y no los independentistas, el que marca los tiempos y lleva la iniciativa.

Esa es la intención con la que Sánchez anunció ayer la presentación del proyecto de ley presupuestario, según han explicado hoy fuentes del Palacio de la Moncloa que aseguran que el deseo es lograr los apoyos suficientes para que pueda ser aprobado.

"Se acabó el tiempo del disimulo y es tiempo de que cada uno se retrate", subrayan estas fuentes, antes de recalcar que "el Gobierno es independiente del mareo al que le intenten someter los independentistas".

En ese sentido señalan que Sánchez se ha situado al frente de la locomotora y que debe quedar claro que es él que tiene la iniciativa y que el Gobierno es autónomo en su comportamiento.

Por eso defienden la presentación del proyecto de presupuestos, un anuncio que se ha realizado sin tener en cuenta, aseguran, lo que puedan pensar otros partidos como los independentistas o Podemos.

El Ejecutivo tiene la esperanza de que con gestos de este tipo los ciudadanos entiendan y constaten que es el que marca el ritmo y que no está al albur de las posiciones políticas de diversos partidos.

Ante el planteamiento de que esta decisión suponga un cambio de estrategia en el Gobierno tras el resultado de las elecciones en Andalucía, no se niega desde el Ejecutivo.

"Se lanzan los dados y ocurren los acontecimientos. Las cosas ocurren, y la política es el arte de la voluntad y las estrategias", señalan al respecto antes de insistir en que por encima de todo se pretende transmitir un mensaje propio.

La principal estrategia hacen hincapié en que es intentar sumar el mayor número de adhesiones al proyecto político que representa Sánchez.

Pero se rechaza hablar de cuando podría decidir la convocatoria de las elecciones y se limitan a subrayar que "sólo él tiene el botón rojo".

Se considera absurdo en el Gobierno plantearse ahora si las elecciones pueden convocarse dentro de cinco meses, diez o un año porque precisan que dependerá de muchos factores que pueden hacer evolucionar los acontecimientos de forma diferente.

E insisten en que es el presidente del Gobierno el que tendrá que tomar esa decisión en su momento.

Ante lo ocurrido en las elecciones andaluzas, un colaborador cercano a Sánchez lo describe gráficamente aludiendo a que se trataba de la primera cita electoral de las previstas próximamente: "Susana ha sido el primer ñu en atravesar un río lleno de cocodrilos y todos se han lanzado a ella para intentar devorarla".

Lo más