Fallece un hombre de 50 años tras sufrir una picadura de una avispa en Granada

Cada año mueren en España entre 4 y 5 personas por anafilaxias causadas por picaduras de abejas o avispas

Fallece un hombre de 50 años tras sufrir una picadura de una avispa en Granada

 

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 14:21

Un hombre de unos 50 años ha muerto en la localidad granadina de Montillana después de sufrir una picadura de avispa, a la que era alérgico y, aunque fue atendido los servicios médicos, éstos no pudieron hacer nada por salvarle la vida. Según han informado hoy a Efe fuentes de la Guardia Civil los hechos ocurrieron el pasado lunes por la tarde en la calle, cuando el hombre recibió la picadura de uno de estos insectos.

Fue en ese momento cuando efectivos sanitarios fueron requeridos para que fuese atendido, al tiempo que también se alertó la presencia de la Guardia Civil. Si bien cuando llegaron los médicos al lugar estos trataron de reanimarlo sin éxito y solo pudieron confirmar su muerte tras sufrir un "shock anafiláctico". Tras lo ocurrido, según adelanta hoy el diario Ideal, no fue necesario el traslado al Instituto de Medicina Legal (IML) de Granada del fallecido.

Cada año mueren en España entre 4 y 5 personas por anafilaxias causadas por picaduras de abejas o avispas, según datos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (Seaic), que señala que se trata de una incidencia "muy baja" que supone 0,08 muertes por millón de habitantes al año.

Según ha señalado a Efe la doctora Teresa Alfaya, presidenta del Comité de Alergia a Himenópteros de la Seaic, lo normal ante una picadura de avispa es que la reacción sea leve -sólo el 3 % de la población es alérgica-. Esto se traduce en una inflamación menor de diez centímetros, picor, dolor y enrojecimiento, ante lo cual se recomienda aplicar frío local y, si es una reacción muy molesta, corticoides en crema.

Si la inflamación que provoca la picadura es superior a los diez centímetros, hay que aplicar corticoides en crema y antihistamínicos orales y, si es necesario, corticoides orales. Si tenemos una relación alérgica generalizada, "que son las peligrosas" y tienen riesgo de muerte, inmediatamente hay que administrar adrenalina.

Los síntomas de una reacción alérgica generalizada son muy claros e implican lesiones en la piel, como picor, inflamación, habones y enrojecimiento, pero también otros en zonas diferentes a donde nos ha picado la avispa, como falta de respiración, ahogo, mareo, pérdida de conocimiento o diarrea. En este caso, según la especialista, la actuación tiene que ser lo más rápida posible porque "cuanto más grave es una anafilaxia, más rápido es el desenlace" y a veces "no llegan a minutos", por lo que hay que acudir a los servicios de urgencias cuanto antes.

Lo más