COPE

Dolores Delgado: su vocación frustrada, las grabaciones de Villarejo y su problema físico durante los juicios

Dolores Delgado es uno de los perfiles políticos y de la carrera judicial que más polémicas ha suscitado, quizá, durante el último lustro

Dolores Delgado: su vocación frustrada, las grabaciones de Villarejo y su problema físico durante los juicios

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 14:54

El nombre de Dolores Delgado (Madrid, 1962) es uno de los perfiles políticos que más polémicas ha suscitado, quizá, durante el último lustro. En junio de 2018, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la nombró ministra de Justicia y ex officio 'Notaria Mayor del Reino del Gobierno de España', cargo que ocupó hasta su cese en enero de 2020.

Tras esto, y sin demorarse en el tiempo, el 26 de febrero de 2020 tomó posesión ante Su Majestad el Rey Felipe VI como Fiscal General del Estado a propuesta del Gobierno que había abandonado apenas unos días antes. Un nombramiento que estuvo enturbiado por una de las declaraciones más polémicas que hasta día de hoy siguen acompañando al presidente del Ejecutivo: “¿La Fiscalía de quién depende? Pues ya está...”.

Miembro de la Carrera Fiscal desde 1989

Su primer destino fue en Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña desde 1990, adscrita a los Juzgados del Prat de Llobregat. Formó parte de las nuevas áreas de menores, antidroga y medio ambiente.

En 1993 fue destinada a la Fiscalía Especial Antidroga de la Audiencia Nacional. En dicho destino dirigió importantes operaciones contra organizaciones criminales dedicadas al narcotráfico y al blanqueo de capitales.

En el año 2004 se incorporó a la Fiscalía de la Audiencia Nacional donde trabajo en los casos de terrorismo y fue designada por el Fiscal General del Estado fiscal del primer juicio que se iba a celebrar en España por crímenes contra la humanidad en aplicación del principio de la jurisdicción universal: el de los crímenes cometidos en Argentina durante la dictadura militar.

En el año 2007 fue designada coordinadora contra el terrorismo yihadista y miembro del denominado 'Cuatripartito', grupo de fiscales antiterroristas de las fiscalías de Marruecos, Francia, Bélgica y España.

Durante el año 2011 colaboró con la Fiscalía de la Corte Penal Internacional en el denominado 'Caso Libia' en la investigación de los crímenes contra la humanidad cometidos durante la 'primavera árabe'.

Ponencias y condecoraciones

Autora de múltiples ponencias en el ámbito del Derecho Procesal Penal, delitos de terrorismo yihadista, blanqueo de capitales, delitos económicos, crímenes contra la Humanidad, narcotráfico, jurisdicción universal o cooperación jurídica internacional.

Entre otras condecoraciones, recibió en el año 1996 la medalla de oro del Plan Nacional contra la Droga; en el año 2005 la Cruz de Primera Categoría de San Raimundo de Peñafort; en el año 2006 La Cruz al Mérito policial con distintivo blanco; en el 2008 la Cruz al Mérito Policial con distintivo Rojo y la Cruz de Plata al Mérito de la Guardia Civil; en el 2016, le fue otorgada la Cruz al Mérito de los Mossos d´Esquadra.

El periodismo como carrera frustrada

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

La labor de un buen periodista, en ocasiones, está muy ligada al fin que persigue también un juez o un fiscal: buscar la verdad e indagar en los hechos para que prime la justicia. Una débil línea que separa a ambos mundos y que Dolores Delgado llegó a sopesar en su juventud.

La reflexión antes de escribir una tribuna o los argumentos ante una instrucción. Hay que ser muy riguroso en la investigación para determinar las responsabilidades antes de firmar una exclusiva o de acusar.

Lola, como la llaman en sus círculos más íntimos, quería ser periodista, aunque un tío suyo la convenció para estudiar primero Derecho. “Estudia Derecho y eso te permitirá ser periodista o lo que quieras”, ha llegado a declarar Delgado en alguna ocasión.

Los juicios: carreras de fondo en los que perdía entre 3 y 4 kilos

Dolores Delgado lleva más de 30 años en el mundo judicial. Multitud de juicios y de procedimientos que la han llevado a ocupar el foco en casos de tal magnitud como la investigación contra Gadafi en el Tribunal Penal Internacional (TPI).

Otro juicio en el haber de Delgado fue el de la operación 'Temple', en el año 2002. Durante esta operación se desarticuló una organización de 40 miembros que había traficado con 52 mil kilos de cocaína. El juicio duró seis meses.

Estos y otros casos con una gran continuidad en el tiempo provocaban que no sólo no lograra desconectar durante los juicios, sino que ha confesado que en cada uno perdía entre 3 y 4 kilos.

Delgado y sus relaciones con Villarejo

Una de sus polémicas más sonadas durante su estancia en el Gobierno fue la surgida en torno a las escuchas que se perpetraron durante una comida celebrada en 2009 en la que participaron la misma Dolores Delgado, entonces fiscal de la Audiencia Nacional, junto con Baltasar Garzón, el comisario en prisión José Villarejo y otros miembros de la cúpula policial.

En la grabación de aquel encuentro se puede escuchar a la exministra de Justicia, Dolores Delgado, llamar “maricón” a su excompañero en el Gabinete, Fernando Grande-Marlaska.

Dolores Delgado: su vocación frustrada, las grabaciones de Villarejo y su problema físico durante los juicios


Además, Villarejo habría confesado a Dolores Delgado la creación de una 'agencia de modelos' que, en realidad, era una red de prostitución para sonsacar información sensible a dirigentes políticos y miembros de consejos de Administración en lo que tildó como una maniobra de obtención de “información vaginal”.

¿Y ya está? Éxito garantizado”, respondió Delgado ante la revelación del excomisario. “La previsión es que siempre entréis al trapo”, zanjó Delgado en su charla con el excomisario

32 años de matrimonio con el directivo catalán Jordi Valls Capell

Cuando Pedro Sánchez le propuso ser ministra de Justicia, Dolores Delgado andaba en la encrucijada de un cisma familiar. La actual Fiscal General del Estado se encontraba en proceso de separación de su marido, el directivo catalán Jordi Valls Capell, con el que llevaba casada desde 1986 y con el que tuvo dos hijos.

Una larga y aparente sólida relación, de 32 años, que era la comidilla de algunos círculos judiciales, ya que se era más que evidente la estrecha amistad que la exministra mantenía desde hace 25 con el juez Garzón.

Una nueva vida junto con su 'íntimo amigo'

La relación con Baltasar Garzón pronto superó el ámbito profesional. Sus aperitivos cercanos a la Audiencia Nacional, así como infinidad de citas en restaurantes o incluso en viajes y cacerías, terminaron por traducirse en una afinidad mucho más profunda que la de dos 'colegas' de carrera.

Una de sus últimas apariciones en público tuvo lugar en la rapa de Sabucedo. Baltasar Garzón y Dolores Delgado, en un tono muy cariñoso, acudieron la localidad pontevedresa para presenciar sus curros o rapas de caballos, declarada como Fiesta de Interés Turístico Internacional y que destaca por haber conservado la pureza de la tradición.

Dolores Delgado: su vocación frustrada, las grabaciones de Villarejo y su problema físico durante los juicios


Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo