Cuixart utiliza su salida de prisión para realizar una arenga política ante sus trabajadores

El presidente de Òmnium Cultural ha asegurado hoy que seguirá trabajando en su empresa, así como por la consecución de la libertad y amnistía

Vídeo

 

AgenciasCOPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 03:42

El presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, ha asegurado hoy que seguirá trabajando para que su empresa siga adelante, así como por la consecución de la libertad y la amnistía.

Cuixart lo ha dicho este jueves por la mañana en Sentmenat, donde ha vuelto a trabajar a la empresa de la que es fundador y presidente, Aranow, en virtud de la aplicación del artículo 100.2 del reglamento penitenciario.

Con este permiso, Cuixart podrá salir cada día de lunes a viernes con el fin de trabajar por la mañana en su empresa y hacer tareas vinculadas con el voluntariado por las tardes, pero con la obligación de regresar a dormir a la prisión de Lledoners por la noche.

A las puertas de la empresa, donde ha llegado a las 9.15 horas, Cuixart ha sido recibido por los trabajadores que se encuentran en la nave que la firma tiene en la localidad de Sentmenat, donde le han dedicado un largo aplauso y muchos de ellos le han abrazado.


 


“Os dije que regresaría un día, he regresado y os doy las gracias por todo, por el trabajo que habéis hecho, han sido dos años y tres meses, y hoy vuelvo, pero por la noche tendré que regresar a prisión”, ha señalado.

“Ha sido muy potente sentirme acompañado por vosotros”, ha añadido, asegurando que el trabajo que se ha hecho desde la empresa ha permitido que ésta haya podido tirar hacia adelante.

“Seguiré trabajando para sacar adelante la empresa, y seguiré trabajando por la libertad y por la amnistía”, ha afirmado, tras lo cual se ha dirigido a los medios para dar las gracias por su presencia y ha entrado a la planta. Cuixart deberá regresar cada día a las 20.00 horas al centro penitenciario de Lledoners.  


 


Radio en directo COPE

Lo más

En directo

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar