Comienza la legislatura: negociaciones por la Mesa y diputados dando la nota al prometer la Constitución

Hasta 16 partidos estarán representados en el hemiciclo este martes y volverá a presidir la Mesa de edad Agustín Zamarrón

Comienza la legislatura: negociaciones por la Mesa y diputados dando la nota al prometer la Constitución

 

María Dabán
@MarDab1

Jefa de Nacional de COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 03 dic 2019

La decimocuarta legislatura comienza hoy su andadura con las mismas dudas con las que se inició la anterior. Y es que el bipartidismo no ha traído precisamente estabilidad a la política española, sino todo lo contrario. Seguimos en la casilla de salida, aunque, sí que es cierto que el pacto del PSOE y Podemos con Esquerra parece cada vez más cerca, pero, a día de hoy, ningún líder político se atreve a augurar que la legislatura será larga, más bien todo lo contrario.

En esta ocasión estarán sentados en el hemiciclo representantes de hasta 16 partidos distintos. Algunos repiten respecto a abril, pero habrá muchos diputados nuevos, en parte por el descalabro de Ciudadanos, y por el auge de Vox.

La sesión de hoy arrancará con la formación de una Mesa de edad compuesta por el diputado mayor, que ejercerá la presidencia, y que estará asistido por los dos diputados más jóvenes, que ejercerán de secretarios. Casi con toda probabilidad esa responsabilidad volverá a recaer en el diputado burgalés del PSOE, Agustín Zamarrón, que se hizo famoso en abril por las irónicas frases que dirigió a sus señorías, a las que alentó, por ejemplo, a votar con más agilidad porque se estaba formando una cola “más grande que la del pan en época de carestía”.

La función de esa Mesa de edad, será elegir a la nueva Mesa del Congreso. Todas las votaciones serán en urna, no desde el escaño. Primero se votará al nuevo presidente, que en primera vuelta deberá obtener mayoría absoluta. Si no la consigue, se votará de nuevo y, en esta ocasión ya solo haría falta una mayoría simple. Con posterioridad, se elegirá a los cuatro vicepresidentes y, por último, a los cuatro secretarios que completarán ese órgano.

Las negociaciones para la conformación de la Mesa están siendo arduas, y, probablemente haya que esperar hasta el último minuto para saber cuál será el reparto entre los grupos de sus nueve miembros. Los socialistas y Podemos se quedarán, previsiblemente con cinco de esos puestos. El PSOE quiere, además, aislar a Vox, por eso el PP ha ofrecido a los de Abascal y a Ciudadanos un acuerdo para repartirse los otros cuatro puestos en juego, pero los verdes han rechazado esa posibilidad porque entienden que, con cincuenta y dos diputados, les corresponden, sí o sí, dos de ellos. Pero en el Congreso todo pasa por una máxima: hay que negociar.

¿Cuál es pues la estrategia de Vox?: ganar, pase lo que pase, si ceden ante sus pretensiones, porque tendrán dos puestos en ese órgano. Si no, porque se presentarán como víctimas de un cordón sanitario del resto de la cámara.

Cuando la nueva Mesa quede constituida se procederá al acatamiento de la Constitución por parte de los 350 diputados, y aquí es donde se prevé que, nuevamente sus señorías vuelvan a dar la nota. En abril algunos llegaron a asumir sus cargos por el planeta, o pidiendo la libertad de los presos políticos, y la república. El PP envió una carta a Meritxell Batet para que todos utilizaran, tal y como es preceptivo, una misma fórmula, pero la presidenta del Congreso saliente, que probablemente repetirá en el cargo, se ha lavado las manos ante este asunto. No quiere polémicas, pero polémica precisamente será lo que haya mañana.

Lo más