La mecha prendida el 15M comienza a apagarse

La pretensión de un impulso previo antes de arrancar el ciclo electoral ha quedado totalmente rota

La mecha del 15M se apaga

EFE

Agencias COPE.es

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 03 dic 2018

Las elecciones andaluzas han venido a confirmar las encuestas y Podemos pierde fuerza. El partido de Pablo Iglesias no ha logrado el segundo puesto al que aspiraba, pero además ha visto cómo Ciudadanos le ha tomado la delantera y le ha dejado con la cuarta plaza. Un fiasco en toda regla.

Su pretensión era la de ser un partido clave para la formación del Gobierno de la Junta. También, de que estas elecciones sirvieran para tomar aliento antes de afrontar el nuevo ciclo electoral. Con los resultados, esta aspiración se ve frustrada y deja en la cuerda floja a Teresa Rodríguez.

La anticapitalista llegaba a estos comicios después de haber plantado cara a Iglesias e imponiendo sus tesis, lo nunca visto en Podemos. Pero no ha conseguido verse reforzada por las urnas. La coalición de Podemos e Izquierda Unida ha quedado difuminada en una bajada en las urnas.

Los 17 escaños que logran ni siquiera superan la suma de los que ganaron Podemos e IU en 2015 (20), pierden tres y son la prueba de que Rodríguez, a pesar de la histórica caída del PSOE, no ha logrado pelear el voto a Susana Díaz en su propio terreno, el andalucismo.

Pierde fuerza en toda España

Así pues, estas andaluzas no abren ninguna ventana de oportunidad para Podemos. La pretensión de un impulso previo, antes de arrancar el ciclo electoral para las europeas, autonómicas y municipales de mayo, ha quedado totalmente rota.

Parece que la mecha del 15M se apaga. Empieza a ser una constante. Se desinflan las expectativas de otros candidatos, como Íñigo Errejón, que confiaba en que Andalucía sirviera de empuje para la elección de una mayoría progresista en otras comunidades como Madrid.

Otro caso es el de Colau en el Ayuntamiento de Barcelona. La confluencia, que aunque no lleve la marca de Podemos, está viéndose arrastrada por la caída de la formación morada y las polémicas políticas de la alcaldesa.

El resto de casos se multiplican por todo nuestro país. Procesos de primarias decidiéndose en los tribunales. La huida del partido de Rita Maestre y otros cinco ediles del Ayuntamiento de Madrid para aliarse con Manuela Carmena. O la fractura entre Iglesias y Bescansa, evidenciado por el batacazo en las primarias para liderar el partido en Galicia.

La premura en la convocatoria de primarias blinda a Iglesias como candidato, ahora no hay rivales en Podemos con suficiente potencia para arrebatarle el liderazgo y si algún otro dirigente se lo quisiera plantear en unos meses no podrá hacerlo porque las listas ya habrán sido elegidas por los militantes.

Para colmo de males, otro de los peores temores de Podemos se ha hecho realidad: Vox entra en el Parlamento andaluz.

Lo más