ELECCIONES MUNDO RURAL (Serie Previa)

Este domingo, nueva cita frustrada con las urnas en el campo de Moratalla

Los 750 vecinos con derecho a voto de Benizar, Otos, Mazuza y Casa Requena, cuatro pequeñas poblaciones rurales de Moratalla, en el noroeste murciano, planean para este domingo una nueva cita frustrada con las urnas tras el plante que llevaron a cabo las pasadas generales para reclamar mejoras en sus infraestructuras.,A dos días de las elecciones municipales, europeas y a la Asamblea Regional de Murcia, estos electores parecen tener claro que la ú

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 10:37

Celia Cantero

Los 750 vecinos con derecho a voto de Benizar, Otos, Mazuza y Casa Requena, cuatro pequeñas poblaciones rurales de Moratalla, en el noroeste murciano, planean para este domingo una nueva cita frustrada con las urnas tras el plante que llevaron a cabo las pasadas generales para reclamar mejoras en sus infraestructuras.

A dos días de las elecciones municipales, europeas y a la Asamblea Regional de Murcia, estos electores parecen tener claro que la única forma de llamar la atención de los gobernantes es mantener esta protesta "unánime y constructiva", que, por supuesto, no ha generado cambios inmediatos para la solución a sus problemas pero sí "pequeñas sensaciones" de compromiso con ellos por parte de autoridades y candidatos.

Es al menos lo que ponen de manifiesto en declaraciones a EFE Sergio Sánchez y Ana Moreno, los portavoces de las 1.270 personas censadas en estos cuatro pueblos, que abrirán a las nueve de la mañana del 26 de mayo el centro social de Benizar donde se instala el colegio electoral y vivirán "como un domingo más", con mercadillo en la calle y aperitivo en las terrazas, la jornada de elecciones.

El 28 de abril votaron nueve vecinos, la según información difundida ese día por la Delegación del Gobierno en Murcia, y este domingo "no lo hará nadie", adelantan los representantes de los electores.

Se trata, según coinciden en una conversación a tres bandas con EFE, de expresar los agravios con los que viven respecto a los habitantes de los núcleos urbanos y la injusticia que sienten cuando se enfrentan al día a día rural, especialmente si hay niños o ancianos de por medio y entra en juego la salud.

"Ir en una ambulancia medicalizada al hospital son más de dos horas desde que se produce el aviso de emergencia", explican con normalidad estos dos jóvenes vecinos de Benizar, él carpintero y ella propietaria de una panadería, todavía sobrecogidos por la respuesta de la comarca a esta movilización y la forma constructiva y amable con la que están llamando la atención de la opinión pública.

La principal reivindicación ciudadana está en las conexiones por carretera, que empezaron a reclamar hace más de cuatro décadas.

De hecho, el primer proyecto de mejora de la carretera de Benizar data de 1976, según recuerdan los portavoces vecinales con el BOE de entonces en la mano, y en estos 43 años no se han acometido reformas, a pesar de varias licitaciones y adjudicaciones fallidas, porque dependen de dos administraciones autonómicas y más de un ayuntamiento.

Y es que para llegar a Benizar, que dista una treintena de kilómetros de Moratalla, hay que utilizar la carretera RM-B30, que obliga a salir de la Región de Murcia, entrar en Castilla-La Mancha y regresar a territorio murciano kilómetros después.

Según Sergio Sánchez, en su reciente visita a Benizar uno de los candidatos de este 26 de mayo planteó la posibilidad de proyectar una nueva carretera íntegramente regional, si bien ellos no se pronuncian sobre la conveniencia de un nuevo trazado porque no son técnicos, afirman humildes, y porque están convencidos de que "lo más fácil es lo más económico".

Con la amenaza de la despoblación, esta zona del interior murciano vive aislada del cultivo de almendros y olivos, lleva casi medio siglo pidiendo que revierta en sus habitantes la contribución que hacen a la economía a través de sus impuestos, y no pierden la esperanza de que los hijos y nietos de los que empezaron las protestas sean por fin escuchados.

En este último mes entre elecciones y elecciones han pasado por allí candidatos y medios de comunicación. "Al menos está sonando nuestra historia", agradecen.

A la vista del plante de las generales, los partidos apenas han movilizado medios para las municipales y autonómicas. Hay menos carteles que en los anteriores comicios pidiendo el voto y no se han celebrado mítines ni otros actos de campaña porque el primero en convocar fue el Partido Popular y "hablaron para ellos mismos".

"Como no fue nadie al mitin, el PSOE desconvocó el que iba a celebrar al día siguiente", explican medio en broma medio en serio al hablar de un nuevo ejemplo del abandono que padecen.

No obstante, quieren ver la botella "medio llena" porque sí que han visitado Benizar fuera de agenda, y sin convocatoria pública, algunos candidatos electorales, el primero de ellos el cabeza de lista de Podemos al Parlamento regional, Óscar Urralburu, y poco después su homólogo del PSOE, Diego Conesa.

"A pesar de la guerra entre administraciones y del tremendo desgaste para nosotros, parece que el silencio en el que vivimos está empezando a hablar", concluye esperanzada la panadera de Benizar.

Lo más