Boletín

Los inversores siguen huyendo de la renta variable asustados por los tiros de Trump

El índice Ibex 35 ha arrancado la sesión con nuevos descensos cercanos al 1% para moderarse tras haber encontrado soporte sobre los 8.800 puntos

ctv-gmg-ibex

Julio Muñoz

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 09:41

Los mercados financieros internacionales continúan bajo mínimos debido al recrudecimiento de las tensiones comerciales. Si nada cambia, el primero de septiembre Estados Unidos impondrá nuevas tasas del 10% a las importaciones chinas valoradas en 300.000 millones de dólares en productos todavía libres de aranceles. 

Así las cosas y tras las duras caídas del 3 y medio por ciento sufridas en la última semana, el índice Ibex 35 ha arrancado la sesión con nuevos descensos cercanos al 1 por ciento para moderarse conforme avanza la sesión tras haber encontrado soporte sobre los 8.800 puntos.  

En el terreno empresarial las miradas se centran en el Banco Sabadell. La entidad ha vendido su promotora inmobiliaria por cerca de 900 millones de euros. Esta venta tendrá un impacto positivo en el ratio de capital del banco de cerca de 7 puntos básicos. Las acciones de la Banco Sabadell son de las pocas que se libran de las caídas en la apertura con un avance superior al 1 por ciento. 

La mayor subida en el selectivo es para Endesa. La eléctrica se apunta un alza cercana al 1,5%, seguida de Enagás e Iberdrola. El sector energético se ve favorecido por las intenciones de la patronal de recurrir las medidas regulatorias si no se toman con consenso. 

Arcelor Mittal, por el contrario, se afianza a cola de pelotón con una caída del 4 por ciento que suma al 12 por ciento perdido la semana pasada. La siderúrgica es una de las compañías más perjudicadas del mercado por la guerra arancelaria. 

Por lo demás, el foco de atención de los mercados financieros se centra hoy en los datos de actividad. Se trata de la batería de indicadores PMI del sector servicios en la zona euro y Estados Unidos que seguramente volverán a mostrar la debilidad de las principales economías mundiales. Poca cosa en un mercado necesitado de buenas noticias. 

En el mercado de divisas, el yuan está perdiendo fuelle frente al dólar con una fuerza que no se veía desde 2008. La debilidad de la moneda china abarata las exportaciones, lo cual compensa parte del impacto por los mayores aranceles. El dólar, por su parte, cede terreno también con el euro. La divisa comunitaria se cruza a más de 1,11 dólares. 

También retroceden los precios del crudo. El temor a una caída de la demanda fruto ha provocado que barril de Brent esté a punto de perder la barrera de los 61 dólares cuando hace apenas un par de meses cotizaba por encima de los 70 dólares. 

Lo más