La Bolsa se ha disparado ante la renovada esperanza de una pronta tregua comercial y arancelaria

El índice Ibex 35 ha cerrado en 9.270 puntos, con alza de un 1,48 por ciento

Bolsa de Nueva York, corredor de bolsa

Un corredor de bolsa observa el tablero electrónico de valores de la Bolsa de Nueva York (EEUU). EFE (Imagen de archivo)JUSTIN LANE

Bolsa de Madrid

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17:49

El ánimo de los inversores ha evolucionado hoy de menos a más. Los mercados se han llenado de rumores sobre la posibilidad de que finalmente China y Estados Unidos sean capaces de alcanzar pronto la paz comercial. Así lo sostiene la agencia Bloomberg, que cita fuente cercanas a las negociaciones. Así que los inversores han recuperado la fe en una tregua arancelaria, a pesar de que la tensión ha aumentado de forma notable en las últimas horas y días. Pero parece que una cosa es lo que se dice y otra lo que se hace. Las negociaciones son así. Con esta renovada esperanza los mercados han salido de su letargo y han entrado en calor. Todo seguido.

La esperanza también cotiza en Bolsa. De hecho, los inversores hoy se han permitido el lujo de pasar de puntillas sobre los últimos indicadores económicos, que no han sido demasiado tranquilizadores. Los datos puros y duros de los índices PMI de actividad en el sector servicios apuntan insistentemente hacia un estancamiento de la economía europea. En Alemania ha mejorado ligeramente, mientras en España el crecimiento es moderado. El PMI compuesto español (que tiene en cuenta la actividad tanto en el sector servicios como en el manufacturero) ha crecido siete décimas hasta 51,9 puntos.

En el conjunto de la eurozona el PMI se mantiene en una lectura de 50,6 puntos, que indica expansión, aunque por los pelos.  Son sus cifras más pobres de los últimos cinco años. La paralización de los nuevos pedidos  mantiene bajo presión a la economía del viejo Continente. Los expertos no creen que el PIB de la zona euro crezca más de un 0,1 por ciento en el cuarto trimestre del año, debido sobre todo al lastre que supone la tibia actividad en el sector industrial. Con estas referencias, los analistas esperan que el BCE no tarde en anunciar nuevas medidas de estímulo económico. Ese es el único lado bueno de lo malo.

Con estas referencias y con estas esperanzas, el índice Ibex 35 ha cerrado en 9.270 puntos, con alza de un 1,48 por ciento. Han subido las empresas acereras, Telefónica, los bancos, las constructoras  y también Cellnex, que ha comprado 1.500 torres de telecomunicaciones a Orange por 260 millones de euros. Ya tiene más de 10.000 torres. Entre los bancos, Sabadell, Bankia, Caixabank y Santander se han disparado un 3 por ciento. Según los datos de la AEB, los bancos españoles han conseguido en total un beneficio de  9.000 millones de euros al cierre de los tres primeros  trimestres del año, lo que supone un descenso del 19,7 por ciento. El esfuerzo en provisiones y saneamientos ha afectado a los resultados. 

También han subido hoy con alegría Ferrovial y Unicaja. Ambas empresas han obtenido importantes ganancias con la venta de sus participaciones en la autopista Ausol, que recorre la costa malagueña. Las plusvalías han alcanzado los 470 y los 110 millones de euros, respectivamente. El comprador ha sido el fondo Meridiam. Ferrovial mantiene un 15 por ciento del capital de la concesionaria y continuará gestionándola. 

En los demás mercados la atención la ha acaparado hoy el petróleo. El precio del barril de crudo del Mar del Norte se ha disparado un 3 por ciento, hasta 63 dólares. El mercado espera con expectación lo que pueda dar de si la “cumbre” de la OPEP que comenzará mañana en Viena. Algunos analistas creen que este cartel podría recortar su producción en 400.000 barriles diarios a partir de enero para sostener el precio del crudo. 

Etiquetas