Boletín

Tibieza en las Bolsas europeas, mientras Wall Street pulveriza máximos históricos

El Banco Central Europeo baraja una nueva batería de medidas de estímulo

Tibieza en las Bolsas europeas, mientras Wall Street pulveriza máximos históricos

 

Bolsa de Madrid

Fernando Mañueco

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 18:44

El índice Ibex 35 ha subido un 0,14 por ciento hasta 9.293 puntos. De momento al mercado se le atraganta la cota de los 9.300 puntos, que es el listón a batir si quiere poner la proa a las cercanías de los 10.000. La semana bursátil se ha saldado con una pequeña pérdida del 0,4 por ciento. En lo que va de ejercicio la subida acumulada roza el 9 por ciento. La Bolsa se movía hace un año por encima de los 9.900 puntos. 

Han tirado hoy del mercado Inditex, las empresas acereras, Cie Automotive y algunos bancos, entre los que no se cuentan ni Santander ni BBVA, que han cerrado ligeramente en negativo. Entre los valores más pequeños la Constructora San José se ha disparado más de un 5 por ciento, animada por la inminente aprobación del proyecto urbanístico Madrid Norte.  

Los inversores se muestran muy expectantes ante la posibilidad de que tanto la Reserva Federal de Estados Unidos como el Banco Central europeo adopten pronto nuevas medidas de estímulo económico. Los expertos de Goldman Sachs atribuyen una probabilidad del  15 por ciento a una baja de tipos de interés de medio punto en Estados Unidos en la próxima reunión de la Reserva Federal que se celebrará a finales de mes.  Esperan con mayor probabilidad un rebaja de un cuarto de punto en julio y otro cuartillo en septiembre. 

Por su parte, los analistas del banco de negocios Morgan Stanley esperan una rebaja de medio punto en el precio del dinero ya en el próximo consejo de la Reserva de los días 30 y el 31 de este mes. Los analistas de la firma consideran que son necesarias nuevas medidas para evitar una mayor pérdida de impulso de la economía. Sin embargo, la mayor parte de los expertos esperan ahora una rebaja de tan solo un cuartillo de punto.

El Banco Central Europeo también baraja una nueva batería de medidas de estímulo. Entre ellas un nuevo programa de compra de bonos, inyecciones de liquidez al sistema financiero y recortes en el precio del dinero. El presidente de la entidad, Mario Draghi, se ha mostrado decidido a actuar con todas las armas a su alcance para evitar un mayor enfriamiento de la actividad económica. El BCE decidirá sobre el precio del dinero el día 25. 

Así las cosas, los analistas no tienen más remedio que mirar con lupa todos y cada uno de los indicadores económicos que se van publicando. Ha sorprendido favorablemente el índice de producción industrial en la zona euro. Ha crecido nueve décimas en mayo, cuando se esperaba un aumento de tan solo dos. Ha mejorado de manera especial la producción de vienes duraderos. Este buen indicador en principio debería reducir la “urgencia” del Banco Central Europeo de adoptar nuevas medidas de estímulo económico. 

La inflación en España se ha reducido en junio al 0,4 por ciento en tasa interanual, frente al 0,8 contabilizado un mes antes. Es su nivel más bajo desde hace tres años.  Los expertos de Funcas estiman que la inflación terminará el año en torno al 1,3 por ciento en tasa interanual, siempre que el precio del petróleo se mantenga en los pecios actuales. Su anterior previsión era del 1,5 por ciento.  

No han sorprendido los precios a la producción en Estados Unidos. El PPI crece a un ritmo anual del 1,7 por ciento, frente al 1,8 contabilizado anteriormente. En Alemania los precios industriales se han contraído medio punto, cuando se esperaba un aumento de dos décimas. Es mala señal. La economía en el corazón de Europa sigue enfriándose. También Italia está perdiendo fuelle. El banco central italiano espera un crecimiento del PIB del 0,1 por ciento este año y del 0,8 en 2020. Cree que la producción industrial se ha contraído un 0,7 por ciento en el segundo trimestre del año.

Etiquetas

Lo más