España lidera seis meses la Fuerza de Reacción Rápida de la UE

El denominado European Battle Group, creado en 2006, aún no ha sido utilizado 

 

@manuiza64

Jefe de Internacional de COPE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 08:12

“Para utilizar el Battle Group hay que tener una voluntad política que no tiene que ser nacional sino europea”, dice el general Fernando García González-Valerio. La Unión Europea tiene desde 2006 una fuerza de reacción rápida, disponible y en alerta para intervenir en conflictos u otro tipo de crisis en cualquier zona de interés para sus socios. Más de doce años después, los gobiernos de los países de la UE no han creído oportuno hacer uso de ella. España lídera durante el primer semestre de 2019 -es la sexta vez que lo hace- uno de los dos European Battle Groups, y al mando está el general García González-Valerio, jefe de la División CastillejosFrancia asume el mando del segundo Battle Group. La idea es tener dos de estas unidades en alerta para que la UE pueda dar respuesta a dos crisis de manera simultánea.

El general García González-Valerio explica que esta fuerza de reacción rápida de la UE es “muy ágil, muy rápida, con capacidad para ser desplegada en pocos días, y para actuar en escenarios complejos, sin enemigos declarados, con unas fuerzas adversarias sin definir”. Su plazo de activación es de cinco días desde que reciben la orden de desplegar, y sus soldados deben estar sobre el terreno en diez días. Es el Consejo Europeo quien tiene el poder de activarla, una vez consultadas las naciones que proporcionan los efectivos.

Los European Battle Groups pueden actuar en cualquier punto del planeta que esté a no más de 6.000 kilómetros de Bruselas para misiones “de prevención de conflictos, separar dos fuerzas que estén enfrentadas con una población afectada en medio, misiones de reconstrucción, de estabilización de un país, asesoramiento militar a fuerzas locales, rescate de ciudadanos de la UE y operaciones de asistencia humanitaria en el caso de alguna catástrofe”, señala el militar. Su liderazgo puede asumirlo cualquier país que se ofrezca, pero requiere que esa nación aporte la mayor parte de la fuerza y disponga de las capacidades necesarias, incluídas las de transmisiones y de proyección estratégica. El jefe de la División Castillejos del Ejército de Tierra cuenta que el European Battle Group que lidera España durante estos primeros seis meses del año tendrá “3.600 efectivos, una aportación más que generosa”. A su juicio, la existencia de esta fuerza de reacción rápida ayuda a consolidar y fortalecer el pilar militar de la UE para el que es necesario “una política exterior única, porque las Fuerzas Armadas son una herramienta al servicio de la política exterior”.

Lo más