COPE

El último emperador: ¿Quién acabó con el Imperio romano?

Mucho conocemos de lo que fue el Imperio romano pero lo que no está del todo claro es quién era el emperador cuando el Imperio romano acabó

El último emperador: ¿Quién acabó con el Imperio romano?

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 22:24

Mucho conocemos de lo que fue el Imperio romano y sobre cómo esta gran potencia histórica llegó a crecer hasta ser una de las más grandes en la historia de la humanidad desde Roma hasta expandirse por toda la Península Ibérica hasta el norte del continente africano y Mesopotamia.

El recuerdo y el legado que dejó en la historia es mucho más que grande y hasta hoy día, se mantiene abierto y presente con elementos como el latín el cual, todavía lo encontramos en la ciencia, el derecho, la religión y hasta en el fondo de nuestro idioma entro otras cosas.

Otras joyas que nos ha dejado el Imperio romano son sus monumentales y obras con las que podemos rememorar algunas de sus historias sin olvidar claro está, a esos personajes que en la actualidad, no necesitan ningún tipo de presentación como es el caso de Marco Aurelio, Nerón o Julio Cesar entre otros.

LA SEPARACIÓN

Si nos ponemos a analizar la historia y a intentar descifrar quién fue el último emperador romano, esto no está nada claro como sí que lo está el primero, Augusto, quien gobernó desde el 27 a.C. hasta 14 d.C., el reinado que llegó a consolidarse como el más prolongado de la historia del imperio.

Una de las primeras cuestiones que ponen en duda la identidad del último emperador romano es justo el momento tras la muerte de Teodosio I el Grande en el 395 ya que desde ese momento, el imperio se dividió en dos partes distintas: Arcadio heredaría la parte de Oriente mientras que Honorio la de Occidente

Desde ese momento en el que existían dos territorios gobernados por dos personas distintas, comienza la confusión y es que los destinos de cada porción, fueron marcados de forma distinta. El oeste no tenía mucho más de unos 80 años de vida mientras que el Imperio Romano de Oriente, sobreviviría más tiempo hasta el punto de empezar a llamarse "Imperio Bizantino" como lo catalogó el historiador alemán, Hieronymus Wolf.

Con el paso del tiempo y ya situados en el 476 a.C. el imperio romano en Europa occidental dejó de existir fruto de las invasiones de vándalos, ostrogodos y visigodos, dejó de existir.

El emperador hasta ese entonces de Occidente fue depuesto por un príncipe germánico. Rómulo Augusto fue colocado en el trono imperial después de que su padre Flavio Orestes, se apoderara del control sobre el ejército romano occidental en el 474, y usara su autoridad para destituir al emperador Julio Nepote.

El desconcierto lo encontramos cuando el emperador Zenón, del Imperio romano de Oriente, considera que Julián Nepote siguió siendo el regente, algo que Odoacro no aceptó. El objetivo de este último era mantener la administración de Italia en sus manos mientras reconocía el señorío del emperador oriental.

Esto mismo le jugó una mala pasada y se volvió en su contra cuando Zenón nombró rey de Italia al rey ostrogodo Teodorico, en el 488, para evitar que los ostrogodos atacaran el Imperio de Oriente.

Teodorico terminó invadiendo Italia y para el 490, ya se había hecho con casi toda la península, lo que obligó a Odoacro a refugiarse en Rávena. La ciudad terminó rindiéndose en el 493; Teodorico invitó a Odoacro a un banquete y allí lo asesinó finalmente.

La cuestión es que, desde el punto de vista del Imperio romano de Oriente, el último emperador de Occidente fue Julián Nepote, quien fue destituido por Orestes sólo que este no tenía la intención de disolver el Imperio romano, ni lo hizo de mano propia.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2

Fin de Semana

Con Cristina López Schlichting

Reproducir
Directo Fin de Semana

Fin de Semana

Con Cristina López Schlichting

Escuchar