COPE

JOAQUIM MOLAS

Publican el monumental dietario de Joaquim Molas, su proyecto vital inacabado

El monumental volumen "El mirall de la vida. Dietari 1956-2015", que ofrece más de 760 páginas inéditas de los diarios del profesor Joaquim Molas, acaba de llegar a las librerías de la mano de Edicions 62, un libro que representa el "proyecto vital inacabado" del autor, en palabras del editor Jordi Cornudella.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 15:31

El monumental volumen "El mirall de la vida. Dietari 1956-2015", que ofrece más de 760 páginas inéditas de los diarios del profesor Joaquim Molas, acaba de llegar a las librerías de la mano de Edicions 62, un libro que representa el "proyecto vital inacabado" del autor, en palabras del editor Jordi Cornudella.

En una edición de casi mil páginas, a cargo de la historiadora de la literatura catalana Rosa Cabré, amiga y discípula, y de la viuda del escritor, Maria Capdevila, el libro, seis años después de su muerte, ofrece un retrato de la vida cultural de Cataluña durante casi sesenta años, a la vez que muestra la voluntad de Molas de presentarse como escritor.

A lo largo de estas entradas, el lector tropezará con revelaciones como las de una conversación con Salvador Espriu en la que éste le reconoció que "hacer poesía es morirse" y que en Cataluña sólo habían sentido la "verdadera poesía" Verdaguer, Maragall, Guerau de Liost, Salvat-Papasseit y Rosselló-Pòrcel, no Carles Riba ni J.V Foix.

De este último cuenta, asimismo, cómo una vez le confesó que de joven tuvo que venderse el coche porque "cuando conducía de noche, sufría de alucinaciones" o, ya en 1992, anota que Maria Aurèlia Capmany y Montserrat Roig "llenan las salas de conferencias no porque sean buenas o malas escritoras, sino porque están muertas y, sobre todo, porque arrastran a las feministas o las parafeministas. Como antes, en tiempos de Franco o de la Transición, los políticos".

En las últimas páginas este profesor con numerosos discípulos, bautizados como "moletes", no obvia su enfermedad y el 8 de enero de 2015 asevera que la doctora Reguart ha decidido no hacer una nueva tanda de quimioterapia y mantener controlados los ganglios y los restos del tumor. "Plan riguroso con una sintomatología: si hace falta, vendrá a casa. Es el anuncio del final", apunta.

Tanto Rosa Cabré como Maria Capdevila han coincidido hoy en que, a pesar de contar con mucho material, Joaquim Molas, que anteriormente había publicado unos cuarenta fragmentos de sus dietarios, había tirado a la papelera muchas páginas y otras las "había reescrito, reescrito y reescrito".

Cabré ha dejado claro que, aún "tratándose de un dietario interesantísimo, no sería lo que Molas habría publicado, porque habría roto muchas cosas y habría ido a la esencia de otras. Somos nosotras quienes lo hemos editado y tomamos la responsabilidad".

Su viuda ha afirmado que a él no le habría gustado, por ejemplo, "que algunos fragmentos no estén muy bien escritos, pero estaban hechos a chorro, y los hemos dejado igual, aunque él lo hubiera lamentado porque el lector pensaría que escribía mal".

Rosa Cabré ha considerado que en la evolución vital que muestran estos textos se ve al joven que fue a Inglaterra, entre los años 1958 y 1961, tras ser discípulo de Martí de Riquer, y cómo al regresar tuvo "cierto trauma" y una "disfunción interior" porque esperaba encontrar un trabajo que no llegaba.

Hasta el año 1968 no pudo entrar como profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona y fue en 1983 cuando aterrizó en la Universidad de Barcelona.

En estos años "pasó de una visión muy pesimista a otra más amable de la vida", según Cabré.

El diario, para él, "a diferencia de otros autores, tenía que ser una síntesis muy purificada de la experiencia de vida, debía ser un espejo muy esencializado" y, quizá por ello, no se conservan sus primeros dietarios, que serían de 1953, también porque su hermano Isidre "estuvo en prisión y rompió muchos papeles".

"Cuando vuelve de Inglaterra en 1961 -ha continuado Cabré- se vuelve muy sintético, muy hermético, muy esencialista, en el sentido de ser muy cuidadoso y no cuenta ni con quien come, solo le interesa mostrar el pensamiento profundo que tenía como intelectual".

Sin embargo, en 1991, en conversación con el crítico literario Enric Bou reconoce que "se ha equivocado con un diario tan esencial y empieza a incluir alguna que otra anécdota".

Para Cornudella, de "El mirall de la vida" lo más destacable es "lo que aporta en la autoconstrucción de Joaquim Molas como persona, cómo se veía él mismo, más como escritor que como profesor, siendo su obra este dietario, "con el que pasa la vida peleándose y, como tal, es una obra inacabada".

El libro se complementa con algunas imágenes de sus manuscritos, así como con un árbol genealógico de las familias Molas y Capdevila y se alude a las amigas de Maria Capdevila como Rosa Maria Avià porque también tienen su peso en estas páginas, que concluyen con un índice onomástico.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo