COPE

FRANCESCO TRISTANO (ENTREVISTA) (Entrevista)

El pianista Francesco Tristano le es "infiel" a Bach en su próximo disco

El ocio, dicen, es el origen de todos los "vicios", por eso una reclusión pandémica podría ser un riesgo para holgar y ver series en bucle, pero el pianista luxemburgués Francesco Tristano no es de esos y ha aprovechado este tiempo extra para grabar su nuevo álbum dedicado a la música antigua.,El mundo de la cultura, especialmente el de las actividades en directo, está siendo uno de los más afectados por los parones y las restricciones impuestas por la cov

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 14:37

Sergio Andreu

El ocio, dicen, es el origen de todos los "vicios", por eso una reclusión pandémica podría ser un riesgo para holgar y ver series en bucle, pero el pianista luxemburgués Francesco Tristano no es de esos y ha aprovechado este tiempo extra para grabar su nuevo álbum dedicado a la música antigua.

El mundo de la cultura, especialmente el de las actividades en directo, está siendo uno de los más afectados por los parones y las restricciones impuestas por la covid. Y Tristano, pianista y compositor, ha salido esta semana a dar la voz de alarma de una forma contundente, mostrando su faceta más combativa con una actuación de doce horas ininterrumpidas, interpretando 840 veces las "Vexaxions", de Erik Satie en el escenario de Liceo.

Golpe sobre el teclado para protestar por las estrictas limitaciones a los aforos impuestos por las administraciones en los recintos culturales.

Tristano, al que el "gran apagón" de marzo le pilló en Barcelona, donde se confinó con su familia tras ofrecer un postrer concierto, "cuando ya se sabía que algo no iba bien", intuye que, inevitablemente, el mundo, no sólo el de la cultura, deberá de aplicar toda su capacidad evolutiva para seguir adelante, explica ea Efe en una entrevista.

Consejo de un interprete que ha sabido construir un ecléctico repertorio propio, experimentalmente camaleónico, en el que las composiciones clásicas, con especial querencia hacia Bach y el Barroco, se intercalan con la electrónica y el 'techno', en una lección de talento, virtuosismo y falta de prejuicios.

"Ha sido un año complicado y no habrá una salida rápida a todo esto. Es momento de adaptarse, de adaptarnos. Nuestra especie es muy adaptativa, hemos sobrevivido a muchas catástrofes y muchas pandemias, y ahora estamos en ello. Muchas cosas han cambiado, no sé si para siempre. Posiblemente para siempre", apunta en un tono que no desprende ningún temor apocalíptico.

Y con esta visión, si un virus te regala horas para estar encerrado, aprovéchalas para escuchar, por ejemplo, las Suites Inglesas del maestro de Eisenach, el "LP5 de Autechre, o para ponerte delante de un partitura en blanco, aunque al principio cueste concentrarse.

"Quería utilizar todo ese tiempo para producir, para componer, y aunque me resultó bastante difícil los primeros meses, ahora estoy en ello y estoy bastante contento con lo que se llama ese 'let flow' (deja que fluya). Pero vamos, ese momento ha llegado ocho meses después del principio de todo, por lo que se podría decir que me ha costado adaptarme", reconoce.

Para un pianista de 39 años, con una agenda tan apretada como la suya, que quedó congelada como una foto finish, las actuaciones del verano, entre ellas en España, como la ofrecida en julio en Pamplona para presentar su reciente "Tokyo Stories" -la banda sonora de su fascinación por la capital japonesa- fueron un alivio, truncado por la segunda ola vírica.

"El verano fue paz para el alma para los músicos que hemos podido tocar. Cada concierto, un momento muy especial. Y después llegó la segunda ola, que también estaba prevista, y ahora estamos hablando ya de la tercera. Bueno, nos queda intentar vivir tranquilos, una vida interior rica, seguir creando y también compartir algo para el público, aunque sea vía digital", indica resignado.

De momento, tiene entre manos varias colaboraciones y además está finalizando su nuevo álbum, que saldrá el año que viene y que ha ido grabando entre 2019 y durante los meses de pandemia, con compositores del renacimiento tardío y del barroco temprano.

"Va a ser un regreso a la música antigua, autores desconocidos del Fitzwillian Virginal Book -repertorio musical inglés de finales de la época isabelina y principios de la jacobina- con compositores ingleses como Gibbons o italianos como Frescobaldi, del que ya había grabado algunas piezas. Pero eso sí, no habrá Bach, ésta es la novedad", se ríe, sobre una nueva infidelidad a su maestro de cabecera.

Pero el coronavirus, además de regalar tiempo para componer e interpretar, o quizás por ello, ha propiciado alguna que otra epifanía en la cabeza de Tristano.

"Me he dado cuenta de que hay algo mucho más importante que la música, que la carrera o que el 'output' productivo, que son las cosas sencillas de la vida, que al final son las que permanecen y que hacen la vida vivible, ni las páginas que has producido hoy ni los 'tracks' que has compuesto, sino esas cosas pequeñitas que siguen estando ahí para hacer la vida posible", concluye.

No sabemos qué opinión tendría de todo ello el estajanovista Johan Sebastian.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Fin de Semana

Con Cristina López Schlichting

Reproducir
Directo Fin de Semana

Fin de Semana

Con Cristina López Schlichting

Escuchar