DANZA CONTEMPORÁNEA

Meg Stuart, pionera de la danza contemporánea, repasa su carrera en Barcelona

El Mercat de les Flors acoge a partir de mañana varias piezas de la bailarina y coreógrafa Meg Stuart, que en los años noventa rompió con el concepto de bailarín virtuoso y creó una forma de comunicarse basada en la vulnerabilidad que ha influido a varias generaciones posteriores.,El influjo de Meg Stuart está presente en los escenarios españoles desde hace veinte años, sin embargo, los espectadores catalanes han tenido pocas posibilidades de verla actuar, ya que es la s

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 17:53

El Mercat de les Flors acoge a partir de mañana varias piezas de la bailarina y coreógrafa Meg Stuart, que en los años noventa rompió con el concepto de bailarín virtuoso y creó una forma de comunicarse basada en la vulnerabilidad que ha influido a varias generaciones posteriores.

El influjo de Meg Stuart está presente en los escenarios españoles desde hace veinte años, sin embargo, los espectadores catalanes han tenido pocas posibilidades de verla actuar, ya que es la segunda vez que visita Barcelona.

La primera vez fue en el año 2005 en el Mercat de les Flors, el mismo espacio que a partir de mañana acogerá la representación de cuatro solos de diferentes épocas, la obra "Violet" y la proyección de la película "Before we go".

Stuart, que este año ha recibido el León de Oro de la Bienal de Venecia por toda su carrera, considera que es clave "revisitar los propios movimientos", y por ello se ha mostrado muy agradecida de la oportunidad que le brinda el Mercat de les Flors de recuperar varias piezas.

En ellas se muestra la manera de entender la danza de la norteamericana, que considera que "el cuerpo es capaz de reflejar el subconsciente".

"Cuando bailo no busco una emoción y el cuerpo la transmite, sino que el cuerpo va más allá y llega a lugares donde yo no llego conscientemente", ha añadido.

A Stuart le gusta "trabajar en territorios inestables" y le interesan "más los estados físicos y emocionales que el fraseo del movimiento".

Esta concepción de la danza está presente en "A evening of solo works", la pieza que se podrá ver mañana miércoles y el 8 de noviembre y que reúne varios solos interpretados por la propia creadora y estrenados en diferentes épocas.

El primero es "XXX for Arlene and Colleagues" (1995), que nació como respuesta a "un artículo infame de Arlene Croce en 'The New Yorker", ha recordado la artista residente en Berlín.

Completan la pieza "Atari", una improvisación de 2013 que ha vuelto a explorar recientemente junto al músico y productor Brendan Dougherty; "Blanket Lady" (2012) y "All songs have been exhausted" (2013).

"Blanket Lady" fue concebida como parte de una exposición sobre arte feminista en la que Stuart hizo una propuesta en la que se presentaba como "una mujer irreverente que quiere que la miren, envuelta en sábanas, alfombras y mucho material".

Esta pieza es "una buena muestra de la importancia de la escenografía y los materiales en mi carrera", ha explicado.

"All songs have been exhausted" se adentra a fondo en "el archivo personal de movimientos" de la artista, que vincula diferentes momentos de su vida con el trabajo de otros artistas.

Del 9 al 11 de noviembre, el Mercat acogerá "Violet", una coreografía para cinco bailarines creada en 2011 con la que Stuart "vuelve a los movimientos en estado puro" tras una serie de obras más teatrales.

Estos bailarines, entre ellos un español y una japonesa que reside en Barcelona, forman parte de la compañía Damaged Goods, con sede en Bruselas.

Finalmente la coreógrafa se ha mostrado "emocionada" de que se haya incluido en la programación "Before we go", una película "muy íntima y delicada", que rinde homenaje a la fragilidad humana y en la que aparece la pareja de la artista, que en aquella época tenia Parkinson y poco después murió.

Lo más