LITERATURA NOVELA

Hanne Orstavik: "Tener un hijo es una experiencia que da bastante miedo"

La escritora noruega Hanne Orstavik, que cuenta con la distinción literaria más importante de su país, el Brageprisen, ha explicado hoy en Barcelona que su novela "Amor", que ahora se publica por primera vez en castellano y catalán, tomó forma después de tener a su hija, "una experiencia que da bastante miedo".,Publicada por Duomo y Les Hores, Orstavik narra una historia que provoca desasosiego en el lector, centrada en una única noche del gélido mes de enero, en el nort

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 17:35

La escritora noruega Hanne Orstavik, que cuenta con la distinción literaria más importante de su país, el Brageprisen, ha explicado hoy en Barcelona que su novela "Amor", que ahora se publica por primera vez en castellano y catalán, tomó forma después de tener a su hija, "una experiencia que da bastante miedo".

Publicada por Duomo y Les Hores, Orstavik narra una historia que provoca desasosiego en el lector, centrada en una única noche del gélido mes de enero, en el norte del norte de Noruega, protagonizada por Vibeke, una madre soltera, y su hijo Jon, quienes llevan a cabo tareas muy diferentes en ese periodo de tiempo puesto que mientras ella se dirige a la biblioteca, el niño, a punto de cumplir nueve años, vende boletos de lotería de su club deportivo por el pueblo.

La autora escandinava ha comentado que cuando tenía 25 años, en 1997, tuvo a su única hija, y era una época en la que estaba muy "absorta en el bebé y pensaba en cómo quería a esa niña y si esa persona sabía que yo la quería como la quería, algo que me obsesionaba".

Además, tener a la niña le hizo revisar su infancia, también en la tundra ártica, con inviernos sin apenas luz.

"Antes de 'Amor', publicada hace 21 años en Noruega, había escrito dos novelas y en ellas no había ni niños ni referencias a ellos, pero entonces, al tener a mi hija, volví a examinar mi propia infancia, como si fuera una herida".

La sensación que tenía con este relato, que a ratos provoca el estremecimiento en el lector por lo que imagina que puede ocurrir, es que escribía para ella y para sus más allegados, intentando responderse a "preguntas mentales que surgían en ese momento".

Sin embargo, dos décadas después dice que todavía siente miedo al pensar en la construcción de algunas de las situaciones que ocurren en la novela.

Lo que crea, ha subrayado, surge después de horas de investigación y por la necesidad "no solo de entender lo que ocurre en mi cabeza, sino por ganas de habitar un universo nuevo".

En el caso de "Amor", ha indicado, se puede constatar que "lo que más miedo infunde es la falta de relación entre las personas y eso es lo peor que se puede experimentar".

Sobre la ambientación de la novela, ha reconocido que sería una obra muy distinta si la acción transcurriera más al sur de su país -reside desde que tiene dieciséis años en Oslo- y en una época diferente al invierno.

En cuanto a la casa que habitan Vibeke y Jon, y que tiene su peso en la trama, ha señalado que pensó en las que se edificaron después de la Segunda Guerra Mundial en la zona ártica noruega, después de que los alemanes al retirarse de su país quemaran las originales.

En su lugar se erigieron unas casas prefabricadas y "cuando empecé la novela me imaginé a alguien viviendo allí que necesitaba ayuda. Entré en la estancia y me encontré a Jon esperando a que su madre regresara a casa, lo que me dio un pavor terrible".

Por otra parte, ha precisado que en ningún momento durante el proceso de escritura pretendió juzgar a la madre protagonista y sí consideró "importante que existiera la posibilidad de entender su comportamiento".

Pensaba, ha confesado: "yo escribo este relato, por lo que Vibeke me habita en cierta manera, yo podría ser ella y eso fue la parte más terrorífica del proceso".

Aficionada a las películas de Pedro Almodóvar, lo que provocó que incluso empezara a estudiar castellano, Hanne Orstavik ha mostrado hoy su satisfacción por haber sido traducida al español y al catalán, en un país del sur de Europa. "Yo siempre me he sentido muy cómoda en los extremos", ha proclamado.

Lo más