Boletín

Frank Stevens Van Hemert: un converso gracias a San Isidro

Frank Stevens Van Hemert es un ciudadano holandés cuya conversión  al catolicismo fue gracias a San Isidro: "Me llevó de la mano"

Vídeo

 

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 16 may 2019

Frank es un holandés que llegó a España y se enamoró de Madrid y de sus Iglesias. En una ocasión, visitando la Colegiata de San Isidro en Madrid, junto al sepulcro del Santo, sintió una fuerza invisible que le llevó a bautizarse. Frank está convencido de que fue San Isidro quien le llevó de la mano. Devoto desde entonces al Santo madrileño, ha sido el padrino en la bendición del agua de la Fuente milagrosa de este año.

Él no pertenecía a ninguna religión, no creía, pero tenía cierta inquietud. Percibía que alguien le cuidaba. Fue visitando el sepulcro del santo cuando notó un agradecimiento como no había sentido jamás. Fue una fuerza invisible, dice, que percibió entonces y que sigue sintiendo ahora. Es algo dice, que no se puede explicar.

Frank se bautizó en 2012. Lo hizo en Holanda y con agua bendecida de la fuente milagrosa. Desde entonces no puede desligarse de las figuras de San Isidro y Santa María de la Cabeza. Unos santos de los que destaca sobretodo la humildad.

Ha destacado lo importante que es creer, porque desde entonces afronta la vida con más paz, más feliz…con el sosiego que tanta falta hace en esta sociedad acelerada, de usar y tirar.

Lo más