También en directo
Ahora en vídeo

Línea Editorial

  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Línea Editorial

Vistalegre II

Cuando en octubre de 2014 se celebró en Vistalegre la I Asamblea Ciudadana de Podemos, ¿quién hubiera podido predecir la historia de esta formación? A Podemos le toca ahora pasar de la adolescencia a la edad adulta. Ya no sirve seguir afirmándose a sí mismos por contraste a sus mayores, porque ha llegado el momento de definir en qué se cree y cuál es el proyecto que se quiere representar. Más allá de los enconamientos personales, que siempre son más cruentos entre compañeros, Iglesias y Errejón representan vías alternativas. Iglesias es un caudillo proclive a un liderazgo carismático, que entiende la política como movilización callejera, mientras que Errejón prefiere aprovechar las ventajas de estar presente en las instituciones. Pero no se trata solo de la elección de un secretario general y del llamado Consejo ciudadano, sino de la continuidad de un proyecto demasiado gaseoso y excesivamente ligado a sus fundadores.La lucha entre Iglesias y Errejón ha dañado a Podemos, pase lo que pase. Se ha visto en las dimisiones previas, en las promesas de futuras dimisiones y en la decepción de las bases. Y esto es así, entre otras cosas, porque la indignación solo es aglutinante durante un tiempo. Sirvió para que Podemos creyera que tocaba el cielo, pero eso ya no sirve. Ya no bastan los mitos sobre la nueva política y sobre la casta, y resulta evidente lo ridícula que es la pretensión de identificarse con “la gente”. Ha llegado la hora de la verdad.

Lo más visto