También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
CORRUPCIÓN POLICIAL

Peritos detectan prácticas de blanqueo de capitales en familia Ginés Jiménez

Dos policías han declarado hoy en el juicio que Ginés Jiménez, exjefe de la Policía Local de Coslada (Madrid) acusado de extorsionar locales del municipio y blanquear dinero, realizaba "prácticas propias de organizaciones dedicadas al blanqueo de capitales" durante los años previos a su detención.

  • Agencia EFE

Dos policías han declarado hoy en el juicio que Ginés Jiménez, exjefe de la Policía Local de Coslada (Madrid) acusado de extorsionar locales del municipio y blanquear dinero, realizaba "prácticas propias de organizaciones dedicadas al blanqueo de capitales" durante los años previos a su detención.

Los agentes han comparecido hoy en calidad de peritos ante la Audiencia Provincial de Madrid en el juicio que sigue contra Jiménez, su mujer, su hijo, seis agentes de la Policía de Coslada y tres ciudadanos rumanos vinculados a la prostitución en el marco de la denominada operación Bloque, que llevó a la detención de 26 agentes en 2008.

Ambos pertenecen al Grupo VII de la Policía Judicial especializada en blanqueo de capitales y han informado a la Sala de que, a través de la investigación patrimonial de la familia acusada, detectaron una forma de actuar "propia de organizaciones dedicadas al blanqueo de capitales" desde finales de 2002 hasta 2007.

Tal y como han relatado los agentes, todo comenzó en 2002 cuando la familia de Ginés Jiménez -cuyo único sustento económico era el salario del exjefe de Policía- dio un "cambio radical" en la forma de administrar su dinero, dejando de gastar de su cuenta los entre 21.000 y 24.000 euros anuales que acostumbraban, para pasar a hacer todos sus pagos en efectivo desde esa fecha hasta noviembre de 2007.

Esto ofrece indicios, según los peritos, de que existía una fuente extraordinaria de dinero de cuya legalidad cabe dudar, pues, según los agentes, este dinero trataba de ocultarse mediante ingresos fraccionados en la cuenta corriente familiar de entre 1.000 y 1.600 euros, llegando la familia a hacer hasta cinco o seis en el mismo mes.

Finalmente, la familia "convertía ese dinero en corriente monetario legal" sacándolo de la cuenta en forma de cheques que llegaron a sumar la cantidad de 310.000 euros, capital con el que el matrimonio compró un piso para el hijo, pagó la entrada de otro y se hizo con un vehículo familiar, utilizando a la mujer de Ginés, Carmen Pérez Martínez, como testaferro.

Los peritos han matizado que estas prácticas, de manera independiente, son perfectamente legales, pero de manera conjunta son "operativas propias de blanqueo de capitales", a lo que uno de ellos ha añadido, a modo de ejemplo, que "no es ilegal pagar un café con un billete de 500 euros, pero es sospechoso".

Por su parte, la defensa de Ginés ha sostenido que esta declaración debería ser valorada como testifical y no como pericial, pues los agentes no reúnen la formación suficiente en "finanzas o empresariales" como para ilustrar al tribunal sobre estos extremos.

El juicio continúa el lunes con más periciales.

Lo más visto