También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
ENTREVISTA

César Cervera: "Nos hemos creído lo que han dicho nuestros enemigos de nosotros"

El periodista de ABC publica su segundo libro de historia, 'Superhéroes del Imperio. Mito y realidad de los hombres que forjaron España'.

El escritor César Cervera con algunos ejemplares de Superhéroes del...
El escritor César Cervera con algunos ejemplares de Superhéroes del Imperio. La esfera de los libros | El escritor César Cervera con algunos ejemplares de 'Superhéroes del Imperio'. La esfera de los libros

César Cervera nació en Candeleda, Ávila, hace 29 años, es periodista y escribe en la sección de Historia de ABC. Lamenta que haya calado la Historia de España que han contado “nuestros enemigos de nosotros”, porque “lo que era propaganda se ha convertido hoy en día en historia oficial”. Por eso ha escrito ‘Superhéroes del Imperio. Mito y realidad de los hombres que forjaron España’ (La esfera de los libros). En él pretende rescatar del olvido a estos héroes de carne y hueso. Y, como se deduce tras un buen rato de charla, cambiar la imagen de genocida que los cronistas de Hernán Cortés dibujaron de Francisco Pizarro. 

Pregunta: ¿Por qué este libro?

Respuesta: "Antes escribí ‘Los Austrias. El imperio de los chiflados’, una biografía de la familia de los Austrias en clave de humor. Y como nosotros en ABC escribimos mucho de historia militar y se ha contado tanto de biografías militares, he usado de hilo conductor los poderes sobrehumanos que se les atribuyen a muchos de ellos. para valorar cuánto hay de realidad y cuánto hay de mito en cada de sus biografías. Cuánto lo han exagerado las crónicas, cuántos han sido difamados por la leyenda negra desde el extranjero. Buscar la valoración justa". 

P: Escribe en la introducción que "este libro pretende separar la leyenda de la realidad en la medida de lo posible". ¿Cree que lo ha conseguido?

R: "Tienes que valorar si te crees el testimonio de los personajes o no te lo crees. No hay término medio. Puedes creer que son así de inverosímil, pero lo ha escrito él. Hay un margen donde no podemos entrar a valorar si es leyenda o no. Sí podemos valorar qué tratamiento hace la sociedad de la época, la sociedad del imperio español de entonces en el Siglo XVI y Siglo XVII. Cómo con esta demanda humanista quiere personajes españoles para sustituir a personajes como Julio César. Se exageran un poco las crónicas porque hay ciertas ganas de tener héroes".  

Cervera explica que “esta ha sido la mitificación que ha hecho el país”, pero “son personajes que tenemos certificado que todos ellos existieron y más allá del mito hay una biografía detrás”. 

Y lamenta que “luego está la mitificación que se ha hecho desde el extranjero en base a mentiras”.  “Al final Pizarro se ha convertido en el mito, pero en el mito inverso, del genocida, del asesino”. 

"Analizo los dos tipos de mitificación, las internas en base a verdades exageradas, como tanto desde el extranjero en base a mentiras”, aclara el escritor. 

Siguiendo con los mitos, César Cervera apunta que "cuando quitas esa mitificación y esa exageración, te encuentras personajes asombrosos, sobre todo en el caso del Imperio Español, que no es la historia de un país cualquiera, es la historia de un país que levantó un imperio durante tres siglos, y cualquier personajes del siglo XVI tiene unas biografías tan completas, tan amplias... Para empezar, porque cruzar el Atlántico ya era lanzar una moneda al aire y ver si llegabas o no". 

"La vida de cualquiera de estos personajes es como seis veces la de cualquiera del Siglo XX. Casi estaban rozando los superpoderes algunos de ello, por las capacidades que tienen asombrosas. Cabeza de Vaca recorrió 18.000 kilómetros de lo que hoy son los Estados Unidos. Eso es un superhéroe, no hace falta proyectarlo y exagerarlo".

P: También sostiene en la introducción que “los verdaderos héroes militares han sido desechados en España. ¿Por qué cree que no se ha contado su Historia?

R: "Ha habido otros tiempos donde no se contaba mucho de estos personajes. Esto de olvidar a nuestros héroes es un fenómeno más del siglo XX. Después del desastre del 98, ha habido una renuncia por parte de los intelectuales, del núcleo del Estado, para contar un relato de España, porque parece que nos da mucha vergüenza. No ha habido una capacidad de seguir articulando. 

El único régimen que ha intentado articular un nuevo relato nacional ha sido el franquismo, y lo hace de una forma muy burda, muy superficial, coge los personajes, los mezcla con el Cid Campeador, con don Pelayo. Parece que todos los mismos personajes. 

Y a partir de la Transición ha sido un blanqueamiento de la Historia de España y lo único que queremos ser es europeos, constitucionalistas, como que hemos hecho borrón y cuenta nueva. Como queriendo decir que ser españoles no nos ha funcionado, esto es un desastre, hay que ser europeos. Y el relato nacional que se cuenta ahora es somos europeos y esto es lo que une al país, por fin hemos entrado en el progreso y en la modernidad. Todos estos personajes del pasado se han desechado. Para qué vamos a contar otra vez la historia de ese imperio que nos da tanta vergüenza, que lo llevan diciendo siglos nuestros enemigos, que es un desastre. Nos hemos creído lo que han dicho nuestros enemigos de nosotros. Nos hemos creído que nuestro imperio es un fracaso y hemos preferido contar otras cosas".

Frente a al relato de los enemigos, Cervera recuerda que “España dominó, tuvo un imperio muy longevo que duró tres siglos, fue muy resistente, y fue un imperio creador, no es un imperio depredador”.  Y enumera: “Es un imperio creador de caminos, creador de universidades, de ciudades, de hospitales. Tenemos un imperio del que estar orgullosos”. 

"Pero nuestros enemigos, lo cual es totalmente legítimo, crearon una propaganda contra España, contaron una serie de mentiras sobre España en el marco de una guerra entre España y Francia, entre España e Inglaterra. Es lo que decía el Conde Duque de Olivares, ‘todos contra Nos, Nos contra todos’, todo el mundo estaba contra nosotros en Europa por cómo estar contra el Imperio hegemónico". 

Y “al final, esta propaganda, a lo largo de los siglos, se ha ido impregnando tanto en corrientes intelectuales como el Humanismo, como la Ilustración, que dan sentido a nuestra civilización, y en la propia historiografía, que la han contado los ingleses y los franceses. Y lo que era propaganda se ha convertido hoy en día en historia oficial”.

"Ahora a final del Siglo XX, con el fenómeno de los hispanistas, es cuando estamos empezandoa quitar esa leyenda negra que había por no saber separar propaganda de historia". 

Para enmarcar la grandeza del Imperio español, Cervera explica que “todas las naciones europeas protestantes, que son la mayoría del norte, su relato fundacional ha surgido del enfrentamiento contra España. España es el enemigo contra el cual se han alzado y contra el cual han sido más fuertes, entonces en el relato de media Europa está España como el enemigo. En el himno de Holanda está el Rey de España como un lejano enemigo, un villano contra el que alzarse".

El libro Superhéroes del Imperio, de César Cervera.
El libro 'Superhéroes del Imperio', de César Cervera.

P: De los catorce ‘superhéroes’ que ha rescatado para este libro, ¿cuál es su personaje preferido?

R: "Para mi ha sido un redescubrimiento personal de muchos de ellos, pero uno de los personajes que más me ha sorprendido, porque tenía unos prejuicios personales tremendos contra él, es Pizarro. Piensa que Pizarro carga con muchas losas en su espalda. Primero, carga con la fama de los genocidas, con el indigenismo que ha creado en el Siglo XX el mito de que todos eran unos genocidas y fueron allí y su gran diversión era matar indios. 

Hernán Cortés era uno de los personajes que mayor concepto tenía de la importancia de sus hechos. Era el mayor propagandista de todos los conquistadores. Sus cronistas, con mala intención, intentaron desdibujar la biografía de Pizarro. Pizarro nació con los cronistas de Cortés en contra. Son los que dicen que él era un criador de cerdos, frente a Cortés, que era un hidalgo. 

Y también tiene la losa de que cuando él muere se desencadena una guerra civil, primero contra los almagristas y luego del propio hermano de Pizarro contra la Corona. Entonces, la familia de Pizarro también queda maldita. 

Cuando despejas todos esos mitos acaba apareciendo un personaje que no tiene nada que ver con lo que nos han contado de un personaje pendenciero, traidor, que traiciona a Atahualca, cuando le exige dinero para su rescate y cuando llega el rescate le asesina. Cuando conoces al personaje descubres que derramó lágrimas cuando tuvo que permitir esta ejecución y que, en ese contexto parece algo inevitable que hiciera algo parecido. 

Poniéndose en la cabeza de Pizarro se comprende muy bien toda su biografía. No era persona mezquina para nada, no tiene nada que ver con la idea que tenemos de él. Para mi es el favorito porque es un redescubrimiento". 

P: Y de todos, ¿cuál crees que ha sido el superhéroe del Imperio?

R: "En el siglo XVI es el periodo donde se empiezan a buscar héroes españoles. Y uno de ellos es uno de los fundacionales, Diego García de Paredes, extremeño, Sansón, que es el que obedece más hoy en día al estereotipo de superhéroe. Cuentan de él que mató a 500 franceses en un puente él solo. Ahí es donde entra la mitificación. Yo tengo grandes sospechas de que no mató a 500 personas, pero qué nos quiere decir este mito, que era una persona que se ponía en la primera línea de batalla. Su carrera fue más o menos longeva, vivió hasta el reinado de Carlos V, y todo ese tiempo sobrevivió y siempre en la primera línea, acumulando un currículum de la leche y que llegó a ser un mito, incluso para el propio Carlos V, que cuando llegó a Rey había crecido con la leyenda del gigante extremeño, que era una leyenda en vida. 

Diego García de Paredes también va muy de la mano del Gran Capitán y de Pedro Navarro. Aparecen ahí varios personajes como dentro de un mismo cuento. Todas las campañas de Italia han acabado mitificándolas, y te lo acaban contando con una narración muy bonita. Pedro Navarro sería el cerebro, porque es el ingeniero, el que pone la cabeza; Diego García de Paredes es el músculo; y el Gran Capitán es el que pone término medio entre todos y el liderazgo". 

P: De las grandes gestas que se le atribuyen al Imperio español, ¿cuál es la de mayor envergadura?

R: "Lo más bestia es lo de Blas de Lezo. El problema que tiene Blas de Lezo es que está tan trillado que hemos pasado de cero a cien. Su gesta en la defensa de Cartagena de Indias es impresionante. Es una de las batallas donde hay más desproporción de fuerza de toda la Historia. Es la mayor flota que había cruzado el Atlántico hasta ese momento por parte de los ingleses, lo que pone sobre la mesa que todo la historia que nos ha contado el imperio inglés es bastante dudosa.

En el momento en que nos cuentan que ellos en el siglo XVIII, antes de Trafalgar, ya eran una potencia naval, cuando analizas una derrota como Cartagena de Indias dices ¿seguro que es una potencia naval? Fíjate, la mayor flota que ha cruzado el Atlántico y vuelve derrotada. 

Todos los divulgadores se han lanzado a conocer al personaje y lo que más sorprendente me parece es que ya en su día tuvo una gran polémica con Eslava. El virrey Eslava era la máxima autoridad civil y militar que había en Cartagena de Indias, y nunca se retiró. Estuvo en primera línea junto a Blas de Lezo. Cuando a Blas de Lezo le hieren en la pierna -creo que es en el barco ‘Galicia’- y es cuando dicen que esa herida de la pierna se le pudo infectar y pudo ser una de las causas de la muerte (pudo ser la peste o pudo ser la fiebre amarilla), Eslava también sufre una explosión. Eslava era el que decidía todo sobre la defensa de Cartagena de Indias. Y de Eslava no conocemos nada. Fue el que impuso el relato oficial en la Corte española y al final a Blas de Lezo le castigaron por ello y le destituyeron. No llegó a regresar porque murió. Al final se impuso el relato de Eslava y Eslava queda como el tramposo, como el que intenta imponer el relato y el que dejó mal a Blas de Lezo. Pero al final Eslava era la máxima autoridad. Todas las cosas buenas que pudo hacer Blas de Lezo se las tiene que deber a Eslava, porque es él quien coordina todo. 

Ese es un caso de mitificación. Eslava uno de los insultos que le dice a Blas de Lezo es que tiene ínfulas de escritor. Y es porque Blas de Lezo, todo lo que cuenta en su diario personal es la otra versión, la que estamos ahora rescatando para demostrar que Blas de Lezo es tan impresionante y Eslava no. Ese relato es muy cautivador. Blas de Lezo escribe muy bien. Frente a Eslava, que te hace un informe oficial, matemático, científico, diciéndote las cifras, Blas de Lezo tiene un relato muy cautivador, es emocionante y, sobre todo, lo que sobreviven son las palabras".

P: Una anécdota sorprendente es la del banquete en que a uno comensales que acompañaban al comandante Alejandro Farnesio le arracan la cabeza y él ordena retirar los manteles y traer unos nuevos para seguir con la comida. ¿Cómo era Farnesio?

R: "A Farnesio lo he incluido porque es verdad que tiene una reiteración de situaciones donde sale con vida de milagro. Muere muy joven y con muchas heridas, con una salud muy mala, y es porque no se había cuidado, había estado expuesto a situaciones como la del banquete, situaciones muy parecidas, también en Amberes cuando el asedio famoso, ellos lanzan un de estos barcos brulotes para explotar el puente que defendía Farnesio y también sale despedido… Tiene unos cuantos episodios de ponerse en primera línea cuando en esos tiempos estaban recomendando a los comandantes que se pusieran cada vez menos. Es un ejemplo de un temerario con mucha suerte, o un temerario muy habilidoso para salir con vida. 

Lo que nos cuenta este relato, más o menos adornado, es que a lo largo de la vida había sido una persona muy expuesta a primera línea. También te cuentan las crónicas del periodo que es el primero que coge para escarbar y abrir una trinchera y es el primero que da ejemplo. 

De Farnesio si se dice eso es que hay un fondo de verdad, le gustaba exponerse, le gustaba mancharse las manos y hasta que fue madurando siguió exponiéndose mucho a la primera línea. No llegó a aprender la lección, porque él muere de complicaciones de una herida que sufre en un asedio cuando estaba analizando unas obras mientras ayudaba a la Liga Católica en Francia, recibió un balazo. En un asedio en una localidad cercana a París. 

Fíjate si puede ser verosímil la anécdota que al final de sus días muere por algo relacionado con eso".

P: Con estas biografías tan tremendas, ¿por qué no se ha cuidado la memoria de estos superhéroes?

R: "En el fondo, cuidar la memoria de nuestros héroes españoles ha sido bastante corriente a lo largo de los siglos. Es el siglo XX el más anómalo. Cómo se ha renunciado a todo esto. A lo mejor en los últimos años se ha recuperado algo. 

Pero a partir del 98 (la guerra de Cuba conocida como el ‘Desastre del 98’) hay como un replanteamiento de país porque da la sensación de que se ha venido abajo el imperio. 

Pero eso habla de la magnitud de ese imperio. Cuanto más tardes en recuperarte, fíjate lo que pasó cuando se cae el imperio romano. Lo que viene después es el desastre y el caos.

Mira Sudamérica. Cuando España se retira de Sudamérica están allí las ciudades más grandes del continente. En el 98, cuando le echan de La Habana, es la ciudad más grande de toda España. Es mucho más grande que Barcelona o que Madrid. 

Nadie culpa al imperio romano de la Edad Media. Todo lo contrario. En cambio a España se la causa de ser culpable de esta miseria crónica que tiene Sudamérica". 

P: ¿Se ha quedado personajes en el tintero?

R: "Hay una selección de personajes para poner un poco de criterio, que no haya saturación de militares navales… me hubiera encantado contar la historia de Hernán Cortés, que se parece mucho a la Pizarro, pero el lector puede estar leyendo algo parecido. Me hubiera encantado meter a los de Trafalgar, estuve barajando alguno de los combatientes de Trafalgar que tenga un factor más sobrenatural.

Otro personaje que me hubiera encantado mucho es García de Toledo". 

P: Después de este libro, ¿tienes alguno en mente? 

Después de escribir sobre la vida privada de los Austria, a lo que me tengo que animar en algún momento y no sé si va a ser el siguiente, es con los Borbones. Hacer esa continuación de cómo los Austria son una acumulación de chifladuras, también causadas por la endogamia, por esta costumbre suya llevada al extremo de casarse entre parientes que acaba poniéndoles muchos obstáculos, hasta el punto de que Carlos II, que ya es el obstáculo máximo, con tantas enfermedades que no puede ni reinar ni dejar descendientes, que es lo peor que le puede pasar a un Rey. Y cómo pensando en que esta dinastía parece que está maldita, necesitamos una renovación y, de repente, llegan los Borbones con Felipe V, que es bipolar, con Luis I, que reina brevemente y su mujer lo vuelve loco porque ella está bastante loca de por sí; y luego llega, tras un periodo muy breve de principios del Siglo XVIII, Fernando VI, que en sus diez años de reinado los últimos tres tiene una enfermedad degenerativa. ¡Estos son los que han venido a renovar el país!

P: ¿En esta época son posibles superhéroes como los de antes? 

R: "Da la sensación de que un personaje del Siglo XVI o del Siglo XVII parece que ha vivido seis vidas de cualquiera de nosotros. Si cogemos la biografía de alguno de los personajes de la Siglo XX, como Steve Jobs por ejemplo, tú cuentas su biografía, que es muy pródiga en proyectos, pero cuentas su historia y terminas en un minutos. 

Tú tienes que contar la vida de Pizarro y participa primero en la expedición de Núñez de Balboa de descubrimiento del Pacífico. Cuando cruza el Atlántico ya había combatido en las guerras de Italia. Había sido un niño bastardo criado en Extremadura al que han tratado como un perro en el pueblo. Va a Italia y aprende a hacer la guerra. Cruza el Atlántico, que ya es una aventura. También participa en expediciones hacia el sur con Núñez de Balboa. Intenta repetidas veces llegar al país del sur, al país mítico que les están contando de Perú, que es un país al parecer rico, donde hay ciudades de piedra. Eso ya es otra aventura que podría ser otra biografía propia. Cuando conquista el Perú es otra aventura. Y luego él se centra en construir la Ciudad de los Reyes minuciosamente. Muero al final asesinado por los enemigos de Almagro. Eso son seis películas diferentes o una serie de televisión. Lo de Steve Jobs es una anécdota de un minuto". 

Además, según Cervera, el prototipo de lo que podría ser un superhéroe ha cambiado: "Cuando hablas de superhéroes tienes que delimitar qué es el ciudadano perfecto para el español medio. Tenemos bastante despreciado al Ejército. Tiene buena reputación en el CIS, pero hay otra parte de España que considera que esa no es la proyección del ciudadano".

“Si alguien tiene que decir cuál es el prototipo del ciudadano perfecto a lo mejor no encajaría el perfil militar. En el Imperio español tienen que ser militares. Los superhéroes de hoy en día no tienen que ser militares, serían científicos… Hoy en día, los únicos personajes que hay consenso entre derecha e izquierda que son espectaculares en la historia de España, suelen ser artistas. Estamos todos de acuerdo en Velázquez, en Goya, en Picasso, que son geniales”.

Lo más visto