También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Unidad constitucional

Lo que faltaba a la política española es convertirse en el reino de la paradoja, que como define el Diccionario de la Real Academia, es una idea extraña u opuesta a la común opinión o al sentir de la persona. El debate del estado de la nación ha concluido añadiendo un dato más a la confusión sobre cuáles son los intereses que mueven a algunos partidos políticos. El hecho de que el PSOE y UPyD se abstuvieran en la votación de la resolución propuesta por el PP a favor de la unidad de España y de  la legalidad constitucional, lanza una señal sombría a la hora de afrontar los próximos pasos del desafío secesionista en Cataluña.Este debate está llevando al partido de Rubalcaba a una compleja división interna que se agudiza cada vez que algunos sectores sacan a la palestra una indefinida propuesta federalista. Para que la sociedad tenga confianza es preciso que los grandes partidos envíen mensajes claros y unívocos sobre la legalidad constitucional, incluso en votaciones que no tienen efectos jurídicos inmediatos. A la paradoja se ha sumado UPyD, un partido que para crecer debería ir más allá del personalismo de su líder, Rosa Díez, que parece obsesionada en no coincidir con el PP. La política española necesita consensos básicos. Y el primero de ellos es la defensa de la Constitución y de la unidad nacional. Después no podemos asombrarnos del desafecto de la gente respecto a nuestro sistema político.

Lo más visto