También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Totorika, alcalde de Ermua: "Bildu tiene que condenar a ETA y su pasado"

El alcalde de Ermua, Carlos Totorika ha reconocido que con el asesinato del edil "ETA se equivocó mucho"

 
  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

Representantes de todos los grupos políticos vascos han secundado en Ermua (Vizcaya) el homenaje organizado por el Ayuntamiento de este municipio al edil del PP de esta localidad Miguel Ángel Blanco, cuando se cumplen 20 años de su secuestro y posterior asesinato por parte de ETA.

El acto, que ha sido presidido por el alcalde, el socialista Carlos Totorika ha contado, entre otros, con la presencia del exlehendakari Patxi López; la secretaria general del PSE-EE, Idoia Mendia; la presidenta del PNV de Bizkaia, Itxaso Atutxa; el presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, y los representantes de EH Bildu Maddalen Iriarte, Peio Urizar y Julen Arzuaga.

También han acudido la secretaria general de Podemos Euskadi, Nagua Alba; el portavoz de UPyD, Cristiano Brown; el delegado del Gobierno en el País Vasco, Javier de Andrés; el presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, Juan Luis Ibarra; y la presidenta del Parlamento vasco, Bakartxo Tejeria.

Han estado presentes, además, representantes de la Ertzaintza, el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil, así como consejeros vascos, representantes sindicales, empresarios, concejales de esta localidad y de la zona, y numerosos vecinos de este municipio.

Durante el acto, asistentes han dejado una rosa roja junto al monumento a las víctimas del terrorismo creado en Ermua por el artista vasco Agustín Ibarrola, creador de avanzada edad que también ha sido homenajeado hoy con una placa en su memoria.

En su intervención, el alcalde de Ermua ha explicado que ETA debe ahora disolverse, y la banda terrorista y la izquierda abertzale "tienen que criticar y condenar su pasado y afirmar que aquello estuvo mal", porque "la verdad histórica es que con la violencia acabaron con la vida de muchos y la libertad de quienes no pensaban como ellos".

También ha dicho que ETA debe pedir perdón a las víctimas y a sus familiares y "criticar, además, el motivo por el que utilizaron la violencia".

El alcalde ha asegurado "que no es posible la convivencia si se siembra odio, sobre todo entre los más jóvenes", lo que seguirá ocurriendo "si se considera héroes a los etarras, aunque sea en la intimidad, y antivascos a quienes no somos nacionalistas".

En su intervención, Totorika ha hecho un repaso a la situación que se vivía en el País Vasco antes del asesinato de Blanco, cuando ETA había matado a más de 800 personas y mantenía "junto con Herri Batasuna un Estado paralelo, una red mafiosa que controlaba en Euskadi todos los pueblos, colegios, magistratura...".

"Ese Estado paralelo fue una institución muy poderosa, que nos puso contra las cuerdas a la sociedad civil y que ejercía presión mediante carteles amenazadores, pintadas en una diana, amenazas verbales, quema de coches y casas y se extendía por todos los pueblos", ha asegurado.

Totorika, que era el alcalde de Ermua cuando ETA mató a Blanco, ha apuntado que, aunque estaba convencido de que tras el secuestro de este joven de 29 años las posibilidades de que fuera liberado eran "escasas", era necesario "exigir su liberación a ETA y llamarles asesinos a la cara, abiertamente".

Con el asesinato de Blanco, según ha manifestado, "ETA se equivocó", porque "no podía suponer que la respuesta de la movilización popular", que nació en Ermua y se extendió al resto de España, "iba a ser tan importante".

"Con estas movilizaciones, se derribó el muro de la indiferencia y del miedo. A partir de entonces, cada asesinato provocó movilizaciones, y ETA salió debilitada y el Estado de Derecho fortalecido", ha destacado Totorika.

Por su parte, el periodista José María Calleja, que también ha intervenido en el acto, ha dicho que hoy es un día "alegre", porque se ha "derrotado a ETA" y sabemos que "nunca más volveremos a coincidir en un entierro", pero es "triste", porque los "muertos no vuelven" y las víctimas del terrorismo "no podrán pasear por las calles de sus pueblos".