También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
EN HISTORIAS EN 60 MINUTOS

¿Por qué comemos peor en verano?

La psico-nutricionista Andrea Arroyo advierte que las vacaciones propician el ?hambre emocional?.
Un hombre come una galleta. Pixabay.
Un hombre come una galleta. Pixabay.

En verano tendemos a beber y sobre todo a comer más. Y no precisamente porque nuestro cuerpo lo necesite. Según los expertos, las vacaciones favorecen la aparición del llamado ?hambre emocional?. La psico-nutricionista de 'tuMédico.es', Andrea Arroyo, lo ha definido en ?Historias en 60 minutos? como ?un hambre asociado a nuestro estado de ánimo?. Situaciones  de estrés, conflictos familiares o de pareja e incluso el propio aburrimiento pueden desencadenar esta falsa sensación de apetito que aparece a cualquier hora del día y que, en general, satisfacemos con alimentos poco nutritivos y muy calóricos. ?En vacaciones tenemos más tiempo para aburrirnos y es entonces cuando puede aparecer el hambre emocional?, advierte Arroyo. ?Si los episodios de hambre emocional se producen con frecuencia y nos generan malestar con nosotros mismos, hay que preocuparse por combatirlo?, afirma la psico-nutricionista. De acuerdo con Arroyo, la manera de combatirlo pasa por buscar alternativas que nos produzcan un placer saludable, tales como ver una ficción, leer un libro o salir de casa a dar un paseo. Para la experta, además, también ayuda una alimentación ?bastante fraccionada? sin alimentos prohibidos.Escucha la entrevista a la psico-nutricionista Andrea Arroyo sobre el ?hambre emocional?

Lo más visto