También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
NUEVA CONVOCATORIA AYUDAS

Nagore anuncia las convocatorias de ayudas para modernización de explotaciones e incorporación de jóvenes por un importe de 7,3 millones de euros

Durante los últimos 6 años estas dos medidas de apoyo han propiciado una inversión de 99 millones de euros en el sector agrario riojano.

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente abrirá la próxima semana dos nuevas convocatorias de ayudas para impulsar la modernización de las explotaciones agrarias riojanas y la incorporación de jóvenes, destinando este año un presupuesto conjunto de 7,3 millones de euros a estas medidas de apoyo a la competitividad que se implantaron durante el Programa de Desarrollo Rural 2007-2013. Durante este año de transición, en el que se está diseñando el nuevo periodo de programación 2015-20, el Gobierno de La Rioja “ha decidido convocar unas ayudas que son fundamentales para mejorar la productividad, ser más eficientes y respetuosos con el medio, y garantizar el relevo generacional”, ha explicado hoy el consejero de Agricultura, Íñigo Nagore. Este esfuerzo de la administración también da respuesta a la petición realizada por el sector y “al buen comportamiento del agro en la economía riojana pese a la complicada situación de crisis que se ha vivido”. En concreto, durante 2014 La Rioja destinará 4,7 millones de euros para apoyar las inversiones de mejora, mientras que los jóvenes que quieran constituir una empresa agraria podrán beneficiarse de una partida de 2,6 millones de euros. Las dos convocatorias fijarán un plazo de 15 días para la presentación de solicitudes. Nagore ha recordado que la agricultura supone el 5,9% del Valor Añadido Bruto de la economía riojana, algo más de tres puntos sobre la media nacional y sólo superado por Castilla-La Mancha, Castilla y León y Extremadura. Además hay que tener en cuenta que la alimentación y la elaboración de vino copan un elevado porcentaje de la cifra de negocio de la industria en la comunidad autónoma. Si atendemos a las cifras de ocupación de suelo, un 44% de nuestro territorio es superficie agraria. Estos datos ponen de manifiesto el peso del desarrollo rural en La Rioja y la importancia de abordar políticas agrarias que garanticen no sólo la producción de alimentos, sino el mantenimiento de una economía rural viva. Por ello, el consejero junto a la directora de Investigación y Desarrollo Rural, María Martín, han aprovechado para realizar un balance de la ejecución de estas líneas de ayuda en el programa que acaba de cerrarse. Modernización y mejora de explotaciones El Gobierno de La Rioja ha apoyado con 30,3 millones de euros las inversiones realizadas por 2.096 agricultores y ganaderos riojanos para modernizar sus explotaciones durante los últimos seis años. Esta línea de ayuda, que es una de las que mayor dotación económica tenía dentro del Programa de Desarrollo Rural 2007-13, “ha permitido la puesta en marcha de proyectos de mejora con una inversión conjunta estimada de 79,1 millones de euros”, ha detallado el consejero de Agricultura. Para Íñigo Nagore es “significativo” y “alentador” el hecho de que la mitad de los beneficiarios de la medida sean jóvenes, menores de 40 años. “Esto es fundamental porque permite desarrollar sinergias entre esta línea y la de incorporación de jóvenes a la actividad agraria, con lo que se favorece no sólo el necesario relevo generacional del sector sino la mejora de la rentabilidad económica en las explotaciones, además de contribuir al asentamiento de población en el medio rural”. Un agricultor, de menos de 50 años, dedicado al cultivo de cereal y la viña, responde al perfil medio de los perceptores de estas ayudas que se solicitan principalmente para la adquisición de maquinaria (tractores, atomizadores o sembradoras) con el fin de mejorar sus condiciones de trabajo y una gestión de los recursos más eficaz. “Persiste un alto grado de individualización en el agricultura riojana, y creemos conveniente impulsar el asociacionismo de cara al próximo periodo”, ha señalado Íñigo Nagore. Por este motivo, se han establecido fórmulas de financiación para entidades asociativas agrarias y otras agrupaciones que faciliten inversiones en inmovilizado no productivas (como los regadíos) que sirvan de apoyo a las explotaciones agrarias. Por otro lado, si se analiza la distribución territorial de las ayudas, el 11% de los beneficiarios residen en zonas consideradas como desfavorecidas, la mitad de las explotaciones de agricultura se localizan en Rioja Alta y las ganaderas se reparten en las tres zonas. “La mayoría de beneficiarios pertenecen al sector vitivinícola, aunque es en el sector cerealista, en proceso de modernización, donde se realiza una inversión mayor ya que las actuaciones son más cuantiosas”, ha señalado Nagore. El consejero ha recordado que el objetivo principal de estas ayudas, financiadas con fondos europeos, es el aumento de la competitividad del sector agrario mediante la incorporación de nuevas técnicas y medios de producción que faciliten la orientación a la calidad y la diversificación o la mejora de las condiciones ambientales y de bienestar animal. 301 nuevas empresas agrarias La Consejería de Agricultura ha recibido cada año una media de 50 solicitudes de jóvenes que querían ejercer la actividad agraria, excepto el año pasado en que se duplicaron las peticiones, y “se amplió la partida presupuestaria para atender a los que cumplían los requisitos”. Esta línea de ayuda ha facilitado la creación de 301 empresas agrarias durante los últimos seis años, un 72% de las cuales pertenecen al sector agrícola. En cuanto a los beneficiarios de las ayudas, un 80% de los jóvenes que se incorporan son hombres. De ellos, un 46% tienen menos de 25 años mientras que el 35% entre 26 y 35 años, y resto hasta 40 años. Por el contrario, entre las mujeres solicitantes, sólo un 13% es menor de 25 años, y un 51% tienen de 26 a 35 años. Por sectores, uno de cada tres nuevos agricultores se instalan en explotaciones vitivinícolas. Sin embargo, ha llamado la atención Nagore, “hay que destacar el número de primeras instalaciones ganaderas porque además de fijar la población en la sierra han contribuido a revitalizado un sector especialmente afectado por el envejecimiento que afecta al campo” En cuanto al reparto territorial, un 41% de las explotaciones agrícolas inician la actividad en Rioja Alta, el 39% en Rioja Baja y el 20% restante en Rioja Media. Las explotaciones ganaderas están vinculadas a la sierra y, por este motivo, se establecen en Rioja Media (43%) y Rioja Alta (30,5%) La subvención recibida se destina fundamentalmente a la adquisición de tierras (37%) y de maquinaria (31%). Del volumen total de la inversión, un 63% corresponde a fondos públicos y el 37% a la iniciativa privada.

Lo más visto