También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | Mansada de Juan Pedro en Santander

Morante torea; Del Álamo triunfa

Pese al descastado y flojo encierro de Juan Pedro Domecq lidiado este miércoles en Santander, Juan del Álamo ha conseguido salir a hombros si bien la mejor faena la firmó Morante de la Puebla al cuarto toro.
Juan del Álamo en su salida a hombros este miércoles...
Juan del Álamo en su salida a hombros este miércoles en Santander. S.N.

Santander, miércoles 24 de julio de 2013. 4ª de Feria. Casi lleno. Cinco toros de Juan Pedro Domecq y uno de Parladé (2º), desiguales de hechuras, terciados y de juego descastado y fljo en conjunto. Se dejó el 4º y tuvo más chispa de comienzo el 6º. Morante de la Puebla, silencio y oreja tras dos avisos. José María Manzanares, saludos tras aviso y silencio. Juan del Álamo, saludos y dos orejas.Dos toreros, dos conceptos y un solo triunfador pese a los distintos méritos contraídos. Morante de la Puebla y Juan del Álamo pusieron los argumentos a una tarde lastrada por el nula raza mostrada por la corrida de Juan Pedro Domecq. No sé si al ganadero le valdrá que un toro permitiese a Morante sentirse a gusto, pero el aficionado salió frustrado tras ver un encierro vacío por dentro, al que se simuló la suerte de varas y que se vino abajo a las primeras de cambio. Un petardo ganadero en toda regla digan lo que digan.Pese a que el triunfador numérico fue Juan del Álamo, la faena de la tarde y de lo que llevamos de Feria de Santiago la firmó Morante al cuarto, un torete al que vio Morante de principio. El sevillano se descalzó y se fue directo a por el toro para comenzar por alto en un par de pases de tanteo antes de comenzar la sinfonía de toreo. Siempre dispuesto, arrebatado, Morante fue hilvanando tandas de un trazo profundo y templado a derechas. En la cuarta tanda llegó el cénit por este pitón con varios derechazos de encajada planta que resolvió con un cambio de mano por la espalda y un pase de pecho de pitón a rabo. Después llegó la cumbre al natural, con muletazos profundos y ligados. Y para acabar, varios ayudados a dos manos y un cambio de mano por delante que provocó el delirio en los tendidos del coso de Cuatro Caminos. Tardó en quedar cuadrado el toro y llegó un pinchazo previo a una estocada en la yema que hizo rodar al toro. Una oreja que en faenas así es lo de menos. Antes en su primero poco pudo hacer ante un toro que tras la apertura de faena echó el freno de mano y no quiso embestir.Quien salió a hombros fue el salmantino Juan del Álamo que sigue mostrando su idilio con Santander y su buen momento de forma esta temporada. Del Álamo consiguió el pasaporte para la puerta grande en el sexto, otro torete de Juan Pedro que salió con más chispa que sus hermanos que poco a poco se fue desfondando. Dio distancia el torero charro a su oponente en el inicio de faena para aprovechar la inercia de su viaje. Por ahí llegaron los momentos más ligados de un trasteo que acabó en las cercanías y con los deplantes de un Juan del Álamo que amarró el generoso doble trofeo tras dejar media estocada tendida.Ya antes, con el tercero, Del Álamo había presentado sus credenciales ante un toro al que cuajó una buena tanda a derechas pero que después comenzó a quedarse tan corto que llegó a voltear al diestro salmantino, que se libró de la cornada tanto en el aire como después en el suelo.Quien sufrió las mayores consecuencias de la 'juampedrada' fue José María Manzanares. Ni con el manejable pero soso segundo, ni con el insípido quinto. Manzanares, siempre por la periferia, no consiguió nunca levantar el vuelo de dos faenas que no pudo concluir ni con su habitual efectividad estoqueadora.

Lo más visto