También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Sonrisas de Bombay en La Tarde

Jaume Sanllorente: "En India los niños sonrien y son generosos, pero no son felices"

Foto web Sonrisas de Bombay
Foto web Sonrisas de Bombay

Sonrisas de Bombay se fundó después de que Jaume descubriera el poder de ayudar a 40 niños de un horfanato.

Jaume arribó en Bombay como parte de un viaje para conocer mundo. Pero en Bombay le esperaban 40 niños, pequeños que vivían en un horfanato, que han cambiado su vida. Lo dejó todo para irse a Bombay y poner 'sonrisas' en las bocas de quienes su "situación es muy difícil".

'El poder de las sonrisas. La fuerza transformadora de un sueño'
   es el resultado del trabajo de su escritor y fundador de Sonrisas de Bombay, Jaume Sanllorente. un libro en el que vamos a descubrir  que lleva haciendo en Bombay desde hace diez años y que nos lo ha contado en La Tarde.

Sonrisas de Bombay
se fundó después de que Jaume descubriera el poder de ayudar a 40 niños de un horfanato, que descubrió por esos 'pequeños milagros de cada día' y "fuí de vacaciones y acabé liandola parda".

"Un sueño individual
", dice Jaume Sanllorente que "puede convertirse en una realidad colectiva, en un equipo fuerte e ilusionado, comprometido y profesional que basa su trabajo diario en la visión de un Bombay libre de pobreza e injusticia social".

"Te complicas la vida, es como iniciar una empresa pero mucho más difícil  y con muchísima más responsabilidad porque hablamos de vidas humanas y además en un país al que no le facilitan el trabajo a los extranjeros, no son amigos de tener a personas extranjeras, son muchas complicaciones",
nos cuenta Jaume que siempre echa mano de las sonrisas porque "son un arma brutal, son muy importantes. Aquí entras en un ascensor y todo el mundo tiene cara de mala leche, la gente está amargada. En la India, los niños sonrien y son generosos y amables y no son felices porque tienen una vida muy complicada".

"No son felices y ahora nos estamos dando cuenta con la crisis y que mucha gente no puede dar de comer a sus hijos, se dice que es infeliz, pero en que quedamos, ¿no eran felices los pobres?"
, critica Jaume Sanllorente.

"Mientras quede un sólo pobre en Bombay seguiré trabajando por ello", dice Jaume que seguirá luchando por esos niños distinguiendo que "los que trabajamos en una ONG no tenemos que llevar túnica ni vamos levitando".

Lo más visto